Los profesionales del Hospital Regional reclamaron por la falta de una recomposición salarial y la falta de diálogo con las autoridades.

Julio Torres, integrante del Sindicato de Profesionales de la Salud (SIPROSA) señaló que tenían que expresar el descontento “ante la falta de respuesta a todos los pedidos que hemos realizado en el transcurso de estos tres años del actual gobierno”.

El médico indicó que hubo “solicitudes que siempre han sido infructuosas. Los problemas siguen siendo los mismos, lo que se agrava en forma creciente es la licuación salarial. Porque en estos tres años del gobierno, el sector ha sido totalmente relegado y no hemos tenido ningún tipo de aumento o sea que si vemos que la inflación de estos últimos años ha superado el 100 por ciento, nuestro poder adquisitivo se ha visto licuado”.

El representante de los profesionales señaló que “lamentablemente, esta situación afecta a todo el personal del hospital. Si hay una política de relegar al sector y licuar los salarios de todos los trabajadores de salud, deberían expresarlo claramente”.

Torres aclaró que “por otro lado han definido algunos acuerdos por sectores, por ejemplo con los trabajadores de ATSA han arreglado el área crítica para su gente. Entonces, quienes trabajan en administración y en otras áreas del hospital tienen una reducción en su carga horaria, de hecho ellos trabajan seis horas, contra los profesionales que seguimos trabajando ocho. Siempre pongo el ejemplo del laboratorio, donde el administrativo que da los turnos, teniendo área crítica, trabaja seis horas y el bioquímico que trabaja adentro con la sangre -en contacto permanente- no tiene área crítica y trabajo ocho. Esas diferencias no se entienden, porque área crítica significa el riesgo que tiene la persona que trabaja en ese lugar”.

El representante de SIPROSA aclaró que “esto no es un cuestionamiento al trabajador que ha conseguido ese derecho, que nos parece espectacular, que nos parece muy bien y lo defendemos. Nos referimos a la injusticia que hay para otro trabajador, que trabaja en el mismo sector con mayor riesgo y no tienen este beneficio” al tiempo que mencionó que “el beneficio viene no solo por el lado de la carga horaria, sino también por la cuestión jubilatoria. Porque jubilan con menor edad a las persona que está haciendo un trabajo administrativo, que a quien está haciendo trabajo con el manejo de los fluidos y esto pasa en todas las áreas”.

Torres dijo que los profesionales hicieron “alrededor de 15 pedidos a la gobernadora para plantearle las diferentes falencias y no hemos tenido ninguna respuesta. Esto habla de una actitud con respecto al sector profesional, nos parece que si esto no cambia tendremos que seguir nosotros también con la misma postura, porque necesitamos una recomposición salarial de emergencia” y aseguró que “ese bono de 10.000 pesos no sirve de nada, es un paliativo al cual no le vemos sentido si no hay una solución de fondo. De hecho, cada vez somos menos profesionales en el hospital. En este momento hay 85 médicos en el hospital y si sumamos a todos los profesionales somos 135, cuando años atrás llegábamos casi a 200”.

El médico indicó que “hay una reducción real de la planta del hospital, ahora el personal contratado además se está extendiendo a otros servicios del sistema de salud. Le han hecho un lavado de cara al hospital, hay cosas muy lindas como el área de admisión que está hermosa, no vamos en contra de eso y lo felicitamos. Pero si eso no va acompañado de una política de recursos humanos, si tenemos cinco computadoras más para dar turnos pero tenemos escasez de médicos, la gente no va a llegar al turno igual, porque lo que falta es oferta profesional”.