Frente a lo sucedido en una escuela de Moreno, provincia de Buenos Aires, desde el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina (SUTEF) se solicitó a ENARGAS inspecciones de instalaciones de gas en todas las escuelas de la provincia.

Desde el sindicato docente informaron que presentaron una nota dirigida a ENARGAS con copia para CAMUZZI y con copia al Ministerio de Educación de la Provincia para solicitar “de forma inmediata que se realicen las pruebas de hermeticidad en cada una de las escuelas de la provincia” y aclararon que “los motivos para realizar esta solicitud fueron los hechos de público conocimiento ocurridos en la Escuela de Moreno y que varios docentes comunicaron al sindicato sobre la presencia de olores a gas en algunos establecimientos educativos”.

En este sentido remarcaron que “a sabiendas de que el Gobierno Provincial de Bertone y Arcando aplican un fuerte recorte económico en el mantenimiento de los edificios escolares debido al ajuste educativo, desde el sindicato entendemos que la prioridad es la vida de los estudiantes de todos los niveles educativos, la del personal docente y todos los trabajadores de la educación, incluidos administrativos, auxiliares, maestranza, portería, comedor, etc. Es por ello que queremos garantizar, no sólo las condiciones dignas de trabajo, sino la seguridad de toda la comunidad educativa”.

Atado con alambre

Cabe recordar que la semana pasada explotó una garrafa en una escuela de Moreno motivo por el cual murieron la directora Sandra Calamaro y el portero Rubén Rodríguez. En repudio el SUTEF convocó a un paro de 24 horas y aseguraron que “hoy hay escuelas, en esta provincia, en las cuales puede pasar lo mismo en cualquier momento”.

Verónica Andino, secretaria General del SUTEF Río Grande señaló que “fue un día terrible, cuando nos enteramos de la noticia no podíamos salir de la bronca, de la indignación; del hecho de pensar -además de lo terrible de que hayan muerto estos dos compañeros que habían llegado temprano para preparar el desayuno- que en unos minutos nada más llegaban los niños a la escuela”,

La dirigente gremial aseguró que los docentes saben que están “en riesgo todo el tiempo, por eso venimos denunciando el estado de los edificios desde hace muchísimo tiempo. Hoy hay escuelas, en esta provincia, en las cuales puede pasar lo mismo en cualquier momento” y remarcó que el gremio viene “pidiendo desesperadamente que dejen de pintar las fachadas de los edificios, que no es lo que necesitan los establecimientos escolares, y que se ocupen de las calderas, del mantenimiento que necesitan las instalaciones de gas. Ha habido escuelas con el cepo colocado por pérdidas, y toda la población lo sabe, cuando se llega a ese punto es porque el edificio no está en condiciones”-

Asimismo Andino aclaró que los trabajos se realizan “rápidamente, porque esa es la indicación del Ministerio”, sin que los mismos se realicen adecuadamente. “Hoy ni siquiera los directivos tienen la potestad de suspender las clases, cuando están en riesgo las condiciones para los trabajadores y los alumnos. Tienen que esperar que venga la gente de Obras Públicas y que peguen una miradita, así como lo hicieron en ocho oportunidades en la escuela de Moreno. Así fue que sucedió lo que sucedió y en las mismas condiciones estamos en Tierra del Fuego”.

 

Compartir