Desde que se declaró la Emergencia Sanitaria, Nación limitó las exportaciones de respiradores y anunció medidas de alivio financiero para los empleadores pertenecientes a los servicios, establecimientos e instituciones relacionadas con la salud.

Se calcula que en la Argentina hay entre 7000 y 8000 respiradores de terapia intensiva (unos 3000 en el sector público) y es probable que algunos tengan más de los 10 años de vida útil recomendada.

El 20 de marzo, declarada la emergencia sanitaria y, ante el avance de la pandemia, el Ministerio Nacional de Salud se convirtió en el administrador de insumos para la atención, lo que permite el envío de respiradores y profesionales a las provincias donde la situación lo amerite.

Si bien los hospitales de la provincia se encuentran preparados para recibir una buena cantidad de pacientes, de acuerdo al índice de camas y habitantes, también existen convenios con algunos hoteles y con la Clínica San Jorge, en caso de que se requieran más camas para internación.

Anoche, se conocieron 10 casos positivos en Tierra del Fuego, pero se trata de casos que ya estaban en aislamiento previo, y en observación. Estaban esperando los resultados de la muestra que se envía al instituto Malbrán.

“Al momento están asintomáticos, y están en período de recuperación, con una doctora que va a visitarlos a domicilio, donde se hace el seguimiento, así como también para los casos sospechosos”, dijo la ministra de salud de la provincia Judith Di Giglio, por Radio Provincia Ushuaia.

La ministra explicó como es el protocolo que se sigue ante un caso sospechoso: “La persona no puede salir ni siquiera a comprar el pan. Si vive con terceros, los mismos quedan en cuarentena obligatoria, pero no se les toma la muestra hasta que no presente síntomas. Los casos asintomáticos no contagian porque ya están en cuarentena”.

Y afirmó que “el hecho de tener el diagnóstico no cambia el protocolo. El protocolo de nación dice que la persona que tiene síntomas, se le toma el hisopado, esa persona va a ser atendida desde su casa, y todas las personas que estuvieron en contacto con el quedan en cuarentena”.

“Ningún sistema de salud del mundo está adaptado ante una pandemia de estas características. Y la compra de respiradores la está haciendo el ministerio de nación, y esto es para generar equidad, sino las provincias que no tienen dinero para comprarlos, quedan en otra situación”, dijo.

Ahora, el ministerio de salud local está a la espera de la llegada de reactivos, anunciados por el gobernador Gustavo Melella este fin de semana, para poder hacer los estudios aquí.

“Que podamos hacer la muestra acá cambia el tiempo, pero no cambia el curso de la pandemia en lo más mínimo. El hecho de tener casos confirmados indica que las personas fueron aisladas a tiempo, porque si una persona tiene síntomas es porque ya hay más personas infectadas. Pero va seguir aumentando la cantidad de casos en todo el país”, advirtió Di Giglio.