Por Néstor Schumacher, periodista.

Febrero es un mes que siempre fue clave a la hora de pensar en el comienzo del ciclo lectivo en la provincia. Las reuniones de paritarias, la cuestión edilicia en los establecimientos educativos, la necesidad de los 180 días de clase son las principales discusiones a la hora de arrancar con los chicos en las escuelas. Ahora, habría que agregarle la proximidad de las elecciones que no es un tema menor.

Hace unas semanas la gobernadora de la provincia anunció el comienzo de las paritarias que el gremio viene reclamando desde fines del año pasado. La fecha de comienzo de las discusiones será el 18 de febrero y parece difícil un acuerdo en las primeras reuniones ya que el debate estará centrado en lo salarial.

El gobierno anunció que hará el mayor esfuerzo desde lo económico pero sin endeudar al estado. La gobernadora, Rosana Bertone, aseguró tener “una expectativa positiva, pero no engaño a nadie”, entendiendo que “es difícil lograr acuerdos sectoriales en épocas electorales”.

“Esperamos tener un trabajo en conjunto con los gremios, aunque sabemos que es difícil lograr acuerdos sectoriales en épocas electorales”, manifestó la mandataria.

Mientras que los gremios sostienen que la economía del país es un caos y Tierra del Fuego no es exento a eso: “Es difícil mantener una discusión salarial sin plantear aumentos importantes después de tres años sin tener más que bonos fijos que no son más que paliativos momentáneos pero que no les llegan a los jubilados por ejemplo” sostiene uno de los sindicalistas del sector.

Desde el SUTEF entienden que, si bien se convocó a paritarias, es tarde. Las conversaciones tendrían que haber comenzado en el mes de enero, para no perder tiempo y no tan cerca del inicio del ciclo lectivo. La secretaria general del SUTEF Río Grande, Verónica Andino, sostuvo que “va a ser muy difícil poder garantizar un inicio de clases sin algún tipo de reclamo, porque tampoco están garantizadas las condiciones administrativas y pedagógicas para poder llevar adelante el inicio del ciclo lectivo, porque se va a repetir la situación de docentes que van a estar meses sin cobrar como ocurrió en estos años”.

Pero claro que además de la pelea por el salario no va a faltar la chicana política. Desde el gobierno provincial entienden que el Sindicato Unido de los Trabajadores de la Educación (SUTEF) está alineado en la campaña electoral del actual intendente de la ciudad de Río Grande Gustavo Melella a la gobernación. Por eso ven muy difícil un acuerdo para que las clases inicien con normalidad.

El Ministro de Gobierno José Luis Álvarez, también hizo declaraciones al respecto sosteniendo que “es conocida la cercanía del secretario general de esta entidad, Horacio Catena, con el intendente Gustavo Melella”, por lo que Álvarez sostiene que la cuestión política podría terminar inmiscuyéndose en la negociación.

“Hay una toma de posiciones para no acordar (por parte del SUTEF) y generar dificultades para el Gobierno”, sostuvo Álvarez, y agregó: “La posición del SUTEF siempre ha sido de tensión”. “Vamos a generar las condiciones más allá de la posición que tenga el secretario de su sindicato”, dijo respecto a Horacio Catena.

Más allá de los dimes y diretes las dos últimas semanas de febrero serán claves para saber si se cumple con el cronograma que planteo el Ministerio de Educación. Llegar a los 180 días de clases en un año tan convulsionado electoralmente como este parece complejo.