Las autoridades del Gobierno provincial denunciaron nuevos atentados registrados el viernes en edificios escolares de Ushuaia, situación que se investiga para dar con los responsables de ambos hechos.

En la escuela N° 9 de la capital fueguina, vándalos arrojaron piedras y rompieron dos vidrios de la institución, por lo que afectaron dos aulas y forzaron la puerta de la salida de emergencia.

El hecho fue detectado el viernes por mañana, cuando personal de Infraestructura Escolar realizó el recorrido habitual por dicho establecimiento y tras hacer la denuncia correspondiente, intervino la Policía Científica para hacer el peritaje.

Paralelamente, se reubicó a los chicos de las aulas afectadas en otros sectores del edificio para que no pierdan el día de clases. “Lo que lamentamos es que en esa escuela se realizaron varias tareas de mejoramiento, en el interior como en el exterior. Que ahora nos encontramos con estos hechos vandálicos, los cuales complican el normal funcionamiento de la actividad escolar”, manifestaron desde el Gobierno.

En el Jardín 7 obstruyeron la cámara séptica

Por otro lado, se informó también que en el jardín N° 7 se suspendieron las clases por la mañana porque habían tapado el respiradero de la cámara séptica.

La decisión se adoptó de forma conjunta con Supervisión, hasta que se pudo solucionar el problema dos horas después. En este caso las autoridades se encontraron con que “estaba rebalsando la rejilla del sector Cocina y cuando empezamos a trabajar nos encontramos con que la cámara ubicada en el centro de las oficinas de la institución había sido obstruida con una bolsa de consorcio y con pelotas pequeñas, cuchillos, tenedores.”

Desde el Gobierno se adelantó, no obstante, que el próximo lunes las actividades en ambas instituciones será normal, puesto que los inconvenientes fueron resueltos este mismo viernes.