Así lo manifestó el gobernador electo y actual intendente Gustavo Melella, en relación al convenio colectivo firmado con los estatales el pasado jueves, que garantiza el ingreso a planta permanente en el estado luego de tres meses de prueba.

“Nunca vamos a ir en contra, porque tiene que ver con los derechos de los trabajadores, pero permítanme tener mis sospechas de que haya alguna picardía política”, opinó el gobernador electo esta mañana, durante una recorrida sorpresiva por la obra del puente peatonal frente a la UTN, que según Melella estaría finalizado “en 10 días”.

El actual intendente anunció “un plan para nuestros servidores públicos mucho más ambicioso que este convenio” y advirtió: “veremos qué se puede revisar. Vamos a presentar un proyecto sobre la evaluación en el ingreso, porque es difícil evaluar en tres meses. Vamos a poner en práctica la escuela de administración pública provincial, así como lo hemos hecho en el municipio”.

En el día de su cumpleaños, el intendente aseguró que “tomaremos las medidas a partir del primer día de gobierno, pero nunca en contra de los trabajadores, sí en contra de los privilegios”. Y se manifestó en contra del “aporte solidario”.

“No estoy de acuerdo con el descuento compulsivo, con que se les aplique a los trabajadores del estado, no lo veo bien. Lo vamos a trabajar con los gremios. Porque vos trabajás para todos por igual, sean o no afiliados tuyos”, opinó.

El intendente también se refirió al pase de información durante la transición y dijo que, desde la obra pública de la provincia “tuvimos muy poca información”, y que la mayoría fue obtenida extraoficialmente.

“Hay mucho endeudamiento”, sentenció Melella por Fm Aire Libre. “Hay que empezar a pagar otros endeudamientos con proveedores. Vinieron dos proveedores del estado provincial para que yo esté al tanto de la deuda que tendremos que pagar. No sé si habrá deuda con otros municipios, pero, así como Macri deja un país endeudado, acá pasa lo mismo. Nos han mandado cartas documentos informándome de las deudas que hay con ellos”.

La semana pasada, el Gobierno de la provincia informó que la gobernadora Rosana Bertone no formará parte del traspaso de mando, ya que dejará la titularidad del poder ejecutivo provincial el próximo 9 de diciembre en manos del vicegobernador Juan Carlos Arcando, para iniciar su mandato como diputada de la nación el día 10 de diciembre.

“Para mi es una alegría que sea Arcando y el pueblo quienes entreguen los atributos”, celebró Melella. La relación entre el actual intendente y la gobernadora no es la mejor, lo que quedó de manifiesto en las dos invitaciones que Bertone le hizo al gobernador electo, para sentarse en la misma mesa en el marco de la transición. Ambas invitaciones fueron rechazadas por Melella.

“Han pasado cosas que hacen que la relación no sea buena. Para mi hay principios y valores que en la vida política no se pueden pasar de largo. Pero miro para adelante, mi único deseo es que la provincia esté mejor”, deslizó el intendente.

Y anunció que uno de sus proyectos de gobierno tiene que ver con una Reforma de la Constitución y una Reforma Judicial. “Han pasado cosas en la justicia electoral que hasta el día de hoy no están claras. Se tiene que reformar la forma de elección de los jueces, donde demuestren su desempeño y su capacidad y no con una elección que muchas veces tiene que ver con acuerdos políticos. Deseamos una reforma judicial y va a estar acompañado con una reforma de la constitución”, anunció.