Por Yolanda Dips.

Los gremios docentes de la Universidad de Tierra del Fuego plantearon su disconformidad con la respuesta del Gobierno nacional a los reclamos salariales en consonancia con los sindicatos nacionales de los que son parte.

Desde la Asociación de Docentes Universitarios Fueguinos (ADUF), sindicato de base de la CONADU Histórica, informaron que “adherimos y convocamos al paro nacional de la docencia universitaria, desde el lunes 25 al sábado 30 de marzo inclusive, el mismo se decidió en el Congreso Extraordinario de CONADU HISTÓRICA reunido el jueves 21 en la sede nacional, con la presencia de casi 90 delegados de 21 Asociaciones de Base”, por lo que desde el lunes varios docentes se han sumado a la medida de fuerza.

Representantes de ADUF explicaron que “La medida obedece al grave atraso salarial y la falta de respuestas del gobierno al pliego de reivindicaciones” y recordaron que exigen un aumento del 20 por ciento para compensar la pérdida salarial de 2018; un 35 por ciento de piso para 2019 con cláusula gatillo; el inmediato pase al básico de todas las sumas en negro.

El sindicato docente además remarca que “el acuerdo salarial firmado en septiembre por las federaciones docentes universitarias, no suscripto por la CONADU HISTORICA, dilapidó una de las mayores conquistas del sector público nacional: el blanqueo total de nuestros salarios en el 2005 luego de una larga lucha. El salario es bonificable y remunerativo, esto implica que es bonificado con adicionales como la antigüedad y zona desfavorable y al que se le efectúan retenciones para jubilación y obra social entre otras. Las sumas en negro que se acordaron en la paritaria 2018, no incluyen la zona desfavorable ni la antigüedad por lo que para los docentes más antiguos y para los fueguinos, que tenemos adicional por zona, es mucho menor a los porcentajes acordados”.

En este marco desde la ADUF aclararon que “de igual manera se desfinancia a las obras sociales universitarias” y explicaron que en las paritarias de 2018 se acordó un 15 por ciento remunerativo y bonificable mientras que lo recibido en octubre por ser remunerativo y no bonificable y variante por categoría y antigüedad, lo establecemos en promedio 19 por ciento, totalizando un 34 por ciento. “La inflación para el mismo periodo fue 51,23 por ciento. Por lo que tenemos una pérdida de nuestro poder adquisitivo del 17 por ciento.

Continuamos reclamando mayor presupuesto para la Universidad, la Ciencia y Tecnología y las Artes”.

Finalmente aclararon que “con el objetivo de visibilizar aún más nuestro reclamo, se realizarán clases públicas a lo largo de la semana. Seguimos luchando por una Educación Pública, Gratuita, Laica y Federal”.

Paro y clases públicas

Por su parte desde la Asociación Fueguina Universitaria de Docentes Investigadores (AFUDI) informaron que “se rechazó por unanimidad, la propuesta de aumento salarial del 7 por ciento, presentada por las autoridades de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), y exige un aumento que iguale los niveles de inflación alcanzados, que para el caso de la Patagonia es más grave, ya que la inflación interanual acumulada a febrero alcanzó el 52,7 por ciento, superando con ello a la nacional. Y También, se exige el blanqueo de las sumas salariales no remuneradas y no bonificables”.

Desde el gremio docente informaron que además “se decidió que, en caso de no llegar a un acuerdo salarial, la Federación Nacional de Docentes Universitarios -CONADU- convoque a paro de por lo menos 48 horas, y se desarrolle un plan de lucha de corto, mediano y largo plazo que articule días de paro con otras medidas, entre ellas: clases públicas fuera de las universidades; dictado de clases fuera de las aulas, en espacios comunes de las universidades; intervenciones culturales y artísticas en espacios a definir por cada universidad; articular acciones con estudiantes, gremios y demás trabajadores de la universidad; articular acciones de lucha, con el conjunto del movimiento de trabajadores de nuestra provincia”.

Asimismo indicaron que “se propone que algunas de estas acciones sean realizadas en la misma fecha, por todas las asociaciones de base de la federación, para que se avance en la visibilización y profundización del conflicto” y que “se decidió adherir a la movilización del 4 de abril con la CTA y la CGT”.