Por Natalia Caso.

El camión sanitario del municipio de Ushuaia ya cumplió un mes recorriendo algunos de los barrios de la ciudad. Esta semana finaliza la atención en el Barrio el Cañadón y la próxima estará en el Barrio Kaiken. Durante este último mes, más de mil 300 personas fueron atendidas en las distintas especialidades médicas que se ofrecen.

“La semana pasada ya cumplimos un mes en el que realizamos un poco más de mil 300 atenciones. La demanda más grande la tenemos en oftalmología que es una demanda natural, que esperábamos tener, porque ya era un dato que habíamos relevado en las unidades sanitarias que había mandado Nación en el 2014 y 2015. Después en Medicina General que abarca la atención de niños, adolescente, adultos y adultos mayores, por la cantidad de profesionales que tenemos también, es mucho más grande la cantidad de consultas” explicó a Tiempo Fueguino la Subsecretaria de Políticas Sanitarias, Yésica Garay.

Consultada sobre si detectaron algún caso particular o poco usual, sostuvo “nada que a uno lo sorprenda, si se ve que hay determinadas prestaciones, como la cantidad de Papanicolau que venimos realizando que es un dato positivo por realizarlos y hacer esa captación, pero no hay ninguna cosa rara que hayamos encontrado”.

“Si hay determinadas atenciones que esperábamos ver, como algunas embarazadas sin control o con los controles justos, la cantidad de Papanicolau que venimos realizando, que es un buen dato para el tipo de trabajo que planificamos hacer en los barrios, en el territorio” detalló.

Con respecto al servicio de oftalmología Garay comentó “la semana pasada hicimos la primera entrega de lentes, la planificación es ahora entregar los lentes todos los viernes, antes de cerrar la semana en el barrio”.

Y agregó, en relación a la alta demanda, “hay muy pocos oftalmólogos en la ciudad, muchos ya trabajan en el sector público o privado, así que estamos intentando incorporar uno más. Lo que vamos a hacer a partir del mes que viene es ampliar la cantidad de horas de atención, por ende vamos a casi duplicar la cantidad de atenciones diaria”.

“Todas las semanas trabajamos en los barrios con demanda espontánea, esto quiere decir que el vecino llega, se acerca y le damos el turno, en muchos casos casi en el momento, o por ejemplo, si vino al mediodía ya le damos turno para el médico que está a la tarde” explicó la funcionaria con respecto a la atención.

“En otros casos se los puede citar para otro día. En oftalmología, lo que estamos haciendo una cantidad de turnos es para el día para la demanda espontánea, y después hay turnos reservados que son para toda la lista de espera que tenemos. De esta manera vamos bajando la lista de las dos demandas, la lista de espera de lo que va quedando de los otros barrios que no llegamos a atender y los turnos diarios de vecinos que se acercan todas las mañanas” precisó.

Esta semana la unidad sanitaria continuará atendiendo en el Barrio El Cañadón, la próxima visitará el Barrio Kaikén, entre Soberanía Nacional y Héroes de Malvinas, “si bien nosotros, dentro de la planificación teníamos estipulado estar una semana por barrio, también vamos a evaluando y tenemos esa flexibilidad para ver cuanta es la demanda que se va a canalizar y cuanta es la demanda rechazada, porque no deberíamos tener demanda rechazada por eso nos quedamos una semana más en algunos barrios”.

“Llegamos entre las 8 y las 8.30 para armar toda la unidad y la logística, y ya hay gente, pero así como hay gente a la mañana a la tarde también, todo el día estamos recibiendo gente” afirmó Yésica Garay.

En este sentido, aseveró “lo que intentamos desde el primer día es que no hayan grandes filas esperando, no hayan colas de gente con niños, embarazadas. Por eso el vecino llega, se canaliza rápidamente la demanda de atención que necesita, porque sobre todo por las condiciones climáticas de la ciudad, no queremos que los vecinos estén esperando dos o tres horas por un turno o que vayan a las cuatro de la mañana”.

Y recalcó “la unidad es de la ciudad, la adquirió el municipio, se va a quedar y va a recorrer todos los barrios”.

“Las primeras semanas sentimos un poco eso” dijo con respecto a la demanda de los vecinos, “arrancamos en las 640 viviendas y esa semana vinieron vecinos del Pipo, Alakalufes II, Monte Gallinero, entonces les explicábamos que ya nos íbamos a ir acercando a sus barrios para que ellos pudieran acceder a la atención medica”.

“Y ahora, las últimas dos semanas, sentimos que esa demanda es mas localizada del barrio y barrios aledaños”.

Consultada sobre cómo es la atención ante la detección de alguna enfermedad, Garay explicó “por un lado, el profesional ante una patología o el control de una enfermedad crónica, si le solicita algún tipo de análisis o estudio al paciente, este puede volver a la unidad sanitaria a seguir controlándose con ese médico. Lo que nosotros intentamos es que se referencie luego a su centro de salud o médico de cabecera, pero hay una parte que es decisión del paciente, si se quiere seguir controlando con ese médico o ir al centro de salud”.

Por otro lado, en lo que se refiere a el estudio de los datos obtenidos a través de la unidad sanitaria, Garay detalló “lo que tenemos planificado es poder hacer una evaluación mensual, hay algunos datos que se los vamos a referenciar al sistema provincial porque la idea de esta unidad no es sustituir los centros de salud sino poder ser un complemento de lo que es el primer nivel de atención. De hecho hoy somos una puerta más de ingreso al sistema de salud, venimos trabajando y articulando con el Ministerio de Salud de la Provincia. Por eso hay datos que les van a servir y que también nos van a permitir evaluar si hay que modificar o no la estrategia de atención o de derivación, o incorporar nuevos profesionales”.

Por último, la funcionaria comentó que el quirófano móvil también se encuentra prestando servicios a la par de la unidad sanitaria, “desde que arrancamos el 11 de febrero llevamos castrados un poco más de 170 perros y gatos y hemos entregado más de 1100 desparacitarios, así como el quirófano funciona en doble turno también se hacen castraciones en el edificio de zoonosis, esto es un avance poder trabajar en el territorio y en la problemática de cada sector, descentralizando el trabajo” finalizó Garay.