Tras el fin de la Cumbre del G-20, durante la cual los medios británicos se preguntaron por qué la Argentina integraba el grupo que reúne a las mayores economías del mundo, el presidente Mauricio Macri pareció darles la razón al reconocer una vez más que la pobreza aumentó en el último año.

Macri reconoció que este 2018 cerrará con más argentinos por debajo de la línea de la pobreza que hace apenas un año. Aunque una vez más aseguró que ello se debió a factores externos y no a las políticas económicas de su gobierno.

En diálogo con Radio Nihuil Macri aseguró que “este año ha sido muy duro porque se cerró el crédito para países emergentes y al cortarse el crédito impactó mucho en la zona centro del país y eso nos llevó a devaluación, crecimiento de la pobreza, inflación. Nos quedan todavía meses difíciles”.

E intentó, por enésima vez tras el famoso “segundo semestre”, pintar un panorama venturoso en el mediano plazo: “lo que yo puedo decir a los argentinos es que hemos ido estabilizando la economía y de a poco la inflación irá bajando y el país irá arrancando”.

“La inflación está bajando y va a bajar más porque estamos hablando con la verdad, gastar menos de los que ganamos. Hemos ido estabilizando la economía en un contexto internacional malísimo y de a poco el país va a ir arrancando” insistió.