Ayer se firmó el aumento salarial de $5000 para todos los empleados municipales de Río Grande, que también implica un incremento mayor según la categoría y los ítems correspondientes a asignaciones familiares, ayuda escolar, entre otros.

“Que ningún trabajador perciba menos de $40.000”, dijo hoy el intendente Martín Pérez, y agregó que el aumento era necesario “por el proceso inflacionario”.

“Esto cierra la discusión salarial del año, pero no el dialogo por otros temas”, aclaró Pérez por Fm Aire Libre, en referencia a la entrega de indumentaria, que todavía está en suspenso.

El intendente se refirió a la ayuda social implementada desde el municipio, que ya alcanza a más de 400 personas por día. “Es algo que a veces hasta nos desborda, vienen al municipio y es difícil la situación, pero tratamos de atender todos los casos. “No es fácil atender toda esa demanda que lamentablemente está”, afirmó.

“Vamos a darle continuidad a esa política social”, aseguró Pérez y señaló que se está trabajando en una tarjeta alimentaria municipal, “para poder darle independencia alimentaria a nuestros vecinos, que puedan ir a comprar al comercio que quiera la mercadería permitida, y que implique una distribución de los recursos”.

Desde el municipio se están haciendo las gestiones con el Banco, para determinar el proceso técnico correspondiente a la emisión de la citada tarjeta, y también se están revisando los padrones de beneficiarios, para evitar que se duplique la ayuda social.

“El monto de la tarjeta está a definir”, dijo Pérez, y agregó: “Lo más importante es acordar con los comercios, que nos ayuden a la no remarcación. Son más de 1800 personas que van a recibir un aumento. Le pedimos a los comerciantes que no remarquen, y poder hacer todos unos esfuerzos para mejorar la situación y las ventas”.

“Si bien no somos autoridad de aplicación, queremos pedirles a los comerciantes que nos acompañen en esto”, señaló el intendente.