La directora de la Escuela Especial Kayú Chénèn, María del Carmen Arias habló en Radio Nacional, luego de que el martes pasado un alumno de esa institución sufriera heridas por cortes, producto de la rotura de un vidrio no reglamentario.

“Hoy se dio reinicio al dictado de clases” informó Arias, quien agregó que “ayer se estuvo trabajado en el cambio de vidrios interiores de la escuela” aclarando que esa sería la primera etapa  de trabajos a realizar de parte de Infraestructura escolar.

Sin embargo dijo que “falta una segunda y que corresponde a los vidrios de afuera”.

“Es una escuela que está llena de vidrios, estuvimos conversando de qué modo se puede realizar alguna modificatoria. Todas las puertas vaivén tienen vidrio, tanto vidrio no genera seguridad”, advirtió.

La directora recordó que esta situación “se viene planteando hace muchos años en la escuela, es una picardía porque tienen que suceder estos episodios con los alumnos para que se genere algún cambio. Estos episodios han ocurrido en otros años y momentos de la historia de la escuela, y desde otros directorios de la escuela se ha gestionado por el recambio de material. Este año el primer hecho ocurrió el 17 de abril  y esta semana el otro”.

Arias aseveró que “ha habido un compromiso de que se iban a cambiar, pero bueno, recién ayer se llevó adelante la primera etapa. A medida que se fueron rompiendo, el vidriero nos decía que ellos traen vidrios tipo blindex que tienen mayor seguridad.

Cabe destacar que la matricula que maneja la institución actualmente es de 150 alumnos, sumado a otros 80 que se encuentran en proceso de inclusión.

Tras la consulta de si es necesario la construcción de un edificio nuevo, la directora dijo que “la idea no es cambiar la escuela, sino realizar cambios sobre el edificio que tiene tantos años. Hay que revisar los espacios. Esta escuela es muy grande, pero hay que pensar de qué manera se puede ir arreglando, revisando; además porque compartimos edificio con otra institución”.