Los perros del complejo Valle de Lobos que eran propiedad del Gato Curuchet fueron adquiridos por Walter Cayo, que se desempeña como cuidador del lugar.

Luego de que un grupo de proteccionistas manifestara que los perros no estaban en buenas condiciones, la municipalidad de Ushuaia y Zoonosis se hicieron eco y comenzaron a trabajar en conjunto con el mencionado cuidador que ahora es el propietario de los canes.

Hoy el complejo cuenta con 42 perros que comen alimento balanceado tres veces por día. Además tienen dos entrenadores y control veterinario periódico. Pero también está los que llegan allí y que no forman parte del complejo.

“Los perros ahora están bajo mi responsabilidad. Son todos alaskanos, se adoptaron todos los perros que no eran del Valle, los que habían llegado ahí, los viejitos”, le dijo Walter a este diario.

Y agradeció el trabajo en conjunto con el intendente Walter Vuoto, con “Juan Cherañuk del área de turismo, con Sofía Gómez de Servicios Caninos y con Jesica Garay, de Zoonosis de Ushuaia y veterinarios de Río Grande. Y también a los voluntarios que se acercaron con donaciones para los perros: Carolina Vargas, Erica Dolcemascolo, Patricio Cayó, Arnaldo Chañi, Cristian Velázquez y a carnicería Trelew.