María Laura Calí es productora, actriz y trabaja en la secretaria de Cultura de la Nación, y se encuentra en plena realización del documental “Los Ñoquis”, que contiene entrevistas, material de archivo y algunos sketches donde se parodia la estigmatización que tienen los empleados públicos en el imaginario colectivo.

María Laura ingresó a la secretaría de Cultura de la Nación en el 2009, y en el 2015 fue una de las despedidas en lo que fue el primer despido masivo de la gestión Cambiemos. “Nos echaron a todos, de un día para el otro, los que trabajábamos allí llegamos a nuestro lugar de trabajo y las puertas estaban cerradas con nuestras pertenencias de trabajo adentro”, relató la productora por Fm Del Pueblo.

Apenas asume la nueva gestión, con la promesa de quitar a los empleados “ñoquis” del estado, en el marco de la definición de un ex ministro de finanzas, Alfonso Prat Gay (“Queremos sacar a la grasa militante”, había declarado públicamente), los personeros del gobierno no llevaron a cabo ninguna investigación sobre la situación particular de cada uno de los empleados, sino que eligieron echarlos a todos. Este accionar se multiplicó y tuvo como blanco a distintos ministerios y organismos del gobierno.

Pero en Cultura, tiempo después, algunos de los empleados fueron reincorporados, uno de ellos fue María Laura, quien ahora se encuentra trabajando como gestora de producción en la Casa del Museo del Bicentenario.

“Por eso me decidí a hacer este registro y un documental. Había mucha gente que tenía miedo de hablar, pero empecé a tener un volumen de trabajo donde trato de visibilizar a los trabajadores que fuimos estigmatizados. Esto es real, se dice que los que trabajan para el estado no hacen nada”, dijo María Laura.

“Con esta gestión me pasa con gente que dice que, si cambia el gobierno los van a echar por haber entrado por con el PRO, y el empleado no puede estar a expensas de la gestión de turno. Hay que conocerlos y ver que preparación tienen, y si funciona o se tiene que ir, ese trabajo de investigación no se hace nunca”, explicó la productora.

Y agregó que “los que ingresaron con esta gestión fueron muchos, es mentira que se hizo una reducción, porque ellos pusieron muchísima gente. Lo grave de lo que se ha hecho fue que pusieron puestos jerarquizados con sueldos de 80 mil pesos, y un sueldo promedio de un empleado común es de $20.000. Y tuvimos que demostrar que valíamos, porque éramos la “grasa militante”.

El documental tiene trabajo de archivo y parodia, muestra cómo viven los que trabajan en el estado y su creatividad, y cómo hacen los de cultura para fomentar algo esencial en cada ciudadano, el consumo cultural, que frente a una de las crisis más grandes como la que atravesamos, no deje de ser un bien de lujo.

“Cuando se diagraman las políticas de gobierno, el empleado público no está. Queremos que el empleado público sea una persona respetada, porque es muy doloroso que no sea reconocido con los mismos valores que el empleado privado”, agregó María Laura.

El documental tiene fecha de estreno para septiembre, y fue realizado sin subsidios, sumando voluntades. Algunos anticipos se pueden ver en la plataforma Ideame, donde también se puede colaborar con donaciones para poder terminarlo.

Luego del estreno, continuará circulando por los sindicatos, por los establecimientos educativos y por distintas organizaciones de la sociedad civil.