La ultramaratón de montaña Mont Blanc dejó su sello en los diferentes senderos del Fin del Mundo, y los más de 850 corredores que fueron surcando los caminos establecidos en las cuatro distancias de la competencia: 35K, 50K, 70K y 130K.

La carrera más importante de montaña del mundo, que desembarcó en la provincia de Tierra del Fuego y, por primera vez, tuvo su desarrollo en Sudamérica; siendo esta la tercera vez que se disputa fuera de los límites de Europa. Las anteriores se habían concretado en China y Omán.

La sorprendente cifra de 856 participantes en la carrera (592 hombres y 267 mujeres), que por las inclemencias climáticas fue de una dureza y exigencia extrema; estuvo discriminada en 246 corredores en la prueba de menor longitud (35K), 261 exponentes del running de aventura en la distancia de 50K, 166 competidores en la competencia de 70K y fueron 164 atletas los que desafiaron las condiciones hostiles y las bondades paisajísticas fueguinas con la intención de atravesar el circuito mayor, que fue de 130K en un principio, pero luego por adversidad del clima y las cualidades de los caminos en plena acción fueron acortados para preservar la integridad de los corredores.

Entrelazados entre los deportistas de elite hubo muchos aficionados al running de aventura. Fueron 28 naciones las representadas por los atletas en Ushuaia: Argentina, Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, China, Ecuador, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Estonia, Francia, Holanda, Hong Kong, Irlanda, Italia, México, Omán, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Puerto Rico, Reino Unido, Uruguay, y Venezuela.

El número de los fueguinos que se inscribieron, según habían trazado los organizadores en la previa a la carrera ascendió, a la sorprendente suma de un centenar y medio de corredores, y hubo una destacada actuación de varios de ellos, que engrosaron el número de los 738 participantes que alcanzaron la meta en las cuatro competiciones.

En la discriminación de las competiciones, salvo los 35K, que tuvieron su punto de partida en la “Mosca Loca”, las otras tres longitudes establecieron la partida en Playa Larga, y allí comenzaron a desandar los senderos montañosos y urbanos de Ushuaia hasta arribar a la zona de llegada, que estuvo emplazada en inmediaciones al Polideportivo Municipal Augusto Lasserre, frente al Yamana Bar.

En lo que respecta a los 35K, que tuvo a 246 animadores; el ganador de la prueba deportiva fue Ezequiel Pauluzak, oriundo de nuestro país, que promedió 02:37:01; quien estuvo escoltado por el francés Romuald Brun (02:37:18) y Braian Montes Vieira (02:46:06). Justamente, el tercer integrante del podio general de la distancia menor es de nuestra provincia.

Braian Montes Vieira encabezó el lote de ingresos fueguinos que continuó con Matías Zuloaga (cuarto), que concluyó en 02:50:05; Patricio Daniel Cayo (quinto) con 03:02:14 y Facundo Soro (sexto) con una diferencia de 26 segundos.

Entre los 10 mejores de la general, además, estuvo el local Eduardo Godoy, que empleó total de 03:14:27 para ubicarse en el 8vo puesto.

En las mujeres, la ganadora de la cita fue Meredith Edwards, de Estados Unidos, (03:21:47); secundada por Nadia Bernardis, de Argentina, al igual que Virginia Moreno, quienes hicieron un tiempo de 03:32:16 y 03:52:08, respectivamente.

En el grupo de las fueguinas, Daniela Bayerque, con 03:58:34, finalizó en el cuarto sitio de las colocaciones generales de la rama. En tanto, Barbara Gassmann, con 04:10:04, cruzó la línea de sentencia en el puesto 45 total de la distancia y 8vo lugar en segmento femenino general; Luz María Pérez Rivero fue 9na en 04:10:49 y Victoria Vivian se aseguró entrar entre las 10 mejores en 04:12:50.

En los 50k, que contó con la masiva largada de 261 runners, se impuso el argentino Pablo Tosani en 04:18:56; en tanto que el brasileño Wanderson Antonio Do Nacimento (04:40:03) y el local Jorge Garrido (04:41:49), completaron el trío de punta en el segmento masculino

En las damas, Maira Mardones fue la más veloz en 05:03:33 y fue escoltada por María Pérez (05:14:27), ambas de nuestro país y Michele Schneider (05:23:05), de origen brasileño.

En cuanto a la presencia fueguina entre los principales lugares de la general; más allá de la destacada actuación de Garrido, Constanza Viana, en 05:38:57, fue 5ta en la general del grupo femenino.

En los 70K, que tuvo a 166 integrantes en la salida desde Playa Larga, el vencedor fue el ecuatoriano Joaquín López en 07:10:59, seguido por Mariano Ontanón e Ignacio Doheijo, de Argentina, que cumplieron la rígida carrera en 08:12:54 y 08:32:29, respectivamente. En la rama femenina, Mariela Vigliocco, de Río Tercero, lideró con un reloj de 09:58:22; posteriormente ingresaron al Yamana Bar, la brasileña Claudia Nogueira Campos Almeida 10:25:07 y la atleta Karmila Valenzuela (Chile).

Facundo Casas, que ingresó en el 4to lugar del segmento masculino, fue el mejor de los fueguinos, que tuvo también entre los 10 primeros sitios a Martín Cichero, Mercedes Mante (6to puesto) y Silvia Palomo (9no).

Los 130K, que sumó a 169 participantes (sólo culminaron 69) fueron dominados por runners de Estados Unidos. Los ganadores fueron Jason Schlarb (15:26:35) y Rory Bosio (17:49:12) –además 9na en la general de la prueba-.

El argentino Santos Gabriel Rueda y el ecuatoriano Luis Calisto Alvarez fueron segundo y tercero, respectivamente en los varones; mientras que en el tramo femenino, lo hicieron Paola Ozán, de Huerta Grande; y Graciela Madrussan, de Rada Tilly.

El fueguino destacado de la distancia más dura de la competencia fue el ultramaratonista de montaña Norman Aravena, que pudo felizmente concluir la difícil empresa internacional entre los 20 mejores. El ushuaiense, que es un especialista de este tipo de competiciones, hizo un tiempo de 20:26:57 para culminar así en el sitial 19 de las colocaciones generales.

Pasó la primera edición de la UTMB en Ushuaia, y quedará la enorme capacidad organizativa para el despliegue del evento como así también el programa de seguridad que se trazó en toda la carrera; y en la retina de los participantes, Ushuaia, con los picos nevados, luciendo su mejor versión; una imagen que, sin dudas, recorrerá todo el mundo.