Por Yolanda Dips.

Con la llegada de la época invernal merma el trabajo en el sector de la construcción y en época de crisis la veda se siente con mayor intensidad. Desde el gremio de la construcción se mostraron preocupados y solicitarán un subsidio al gobierno.

Al respecto el secretario General de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) Julio Ramírez se refirió a la proximidad de la veda y a la desocupación que ya se está generando en el sector. “La situación viene mal y estamos todos mal a nivel nacional y provincial. Vamos a tratar de que la crisis sea lo menor posible y ver si el gobierno nos puede dar una ayuda. Queremos pedir un monto fijo” explicó en declaraciones a Radio Provincia y aclaró que no todos lo van a recibir porque “en Río Grande teníamos trabajando más de mil compañeros y un poco más de la mitad se fueron para el norte a pasar el invierno, porque saben que no hay trabajo. Otros están changueando. Ahora tenemos un listado de 380 trabajadores y no todos van a recibir subsidio, porque incluso creo que todavía se va a ir mucha gente de la construcción a pasar el invierno en sus provincias, porque la situación no está bien y no hay changas para todos”.

Ramírez indicó que en este momento hay algunas obras como “el microestadio de Río Grande, que es una obra muy importante y va a tener aproximadamente cien personas trabajando. Creo que van a mantener a los que tienen. Tenemos la obra de la pileta y gimnasios que se están haciendo. En Ushuaia tenemos obras particulares y las redes de gas que se estuvieron haciendo pero ahora se van a parar por el invierno” y mencionó que además están los trabajos que realiza la empresa Gancedo con el corredor canal Beagle, “que es otra obra muy importante que emplea mucha gente, pero eso se va a parar todo ahora, porque en esos lugares ya no se va a poder trabajar”.

 

Mal panorama

Asimismo el dirigente gremial analizó la situación en el corto plazo, cuando termine la veda invernal. “A nivel provincia no podemos decir que vamos por mal camino, porque la Gobernadora se está preocupando mucho por la obra pública. Hay obras de gas, cloacas y, si seguimos así, vamos a andar bien. A nivel nacional se ha cortado la obra pública por todos lados y no sé si este recorte va a llegar a Tierra del Fuego, pero nuestros compañeros del norte van a estar muy mal con este gobierno nacional” al tiempo que señaló que no se esperan obras privadas de magnitud porque “los precios para la construcción son un disparate. Una bolsa de cemento está en 600 ó 700 pesos, y ya ponen cualquier número, porque los precios cambian de un día para otro. Estamos volviendo al 2001 con eso. Un bloque está a 40 pesos y es un desastre todo. La obra pública privada había arrancado bien pero estos últimos meses se paró casi totalmente”.

El titular de la UOCRA aseguró que además de la crisis, un problema es el trabajo en negro, sobre todo en pequeñas empresas. “Seguimos persiguiendo el trabajo en negro, sobre todo de contratistas chicos que tienen tres o cuatro personas y no le pagan aportes ni obra social. Algunos se enojan porque los perseguimos, pero esto no puede seguir así y todos tienen que trabajar dignamente”.