El dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Urtubey consideró «muy difícil» la posibilidad de que el sector pueda afrontar el pago de un bono extra de fin de año y subrayó que las industrias terminan 2019 en «un desastre que era anunciado».

Por ese motivo, el empresario insistió con que «la prioridad» del próximo Gobierno debe estar puesta en «los créditos productivos» para darle «un cebador a la economía para encenderla».

Así lo expresó en declaraciones formuladas a radio La Red, en las que entendió que «el margen es muy difícil» como para poder brindarle un bono extraordinario de fin de año a los trabajadores, en un marco donde «la inflación va estar arriba del 55% y la caída de la actividad industrial va a estar arriba del 5%».

En ese contexto, opinó que «la prioridad» del gobierno que asuma el próximo 10 de diciembre debe estar puesta en «los créditos productivos», más allá de que «va a empezar a haber un veranito de pesos circulando en la calle, que es para el consumo».

«El gran ajuste de este gobierno lo hizo el sector privado, no el Estado», sostuvo José Urtubey, integrante del comité ejecutivo de la Unión Industrial Argentina.

Por su parte, el dirigente cegetista Héctor Daer descartó la posibilidad de que la central obrera reclame el pago universal de un bono extraordinario de fin de año al reafirmar que el reclamo deberá evaluarse sector por sector, y que, «donde la actividad dé, el sindicato lo pedirá».

En este sentido, Daer fue categórico al señalar que, este año, no habrá un bono extraordinario de fin de año «de características universales» sino que la definición será sector por sector, en función de la situación en la que se encuentra cada una de las actividades.

De hecho, el referente de la CGT remarcó que aún hoy sectores en los que no se completó el pago completo de la asignación no remunerativa de 5 mil pesos para todos los trabajadores en relación de dependencia que, en septiembre pasado y tras la devaluación del peso luego de las PASO, dispuso el Poder Ejecutivo a través de un decreto.

Por otro lado, Daer destacó la necesidad de «incrementar los ingresos en la base de la pirámide social» y sostuvo que, tras la asunción del nuevo Gobierno, encabezado por Alberto Fernández, «se va a apuntar a la recuperación rápida de ingresos en los sectores más postergados», aunque prefirió evitar «ponerle rótulo» a la forma que tomará esa medida.

En otro orden, Daer celebró la participación del conductor televisivo Marcelo Tinelli en el Consejo Federal Argentina Contra el Hambre, una iniciativa impulsada por Daniel Arroyo, como así también «el universo variopinto» que reunión la mesa de trabajo convocada el viernes último por el presidente electo Alberto Fernández.

«Es legítimo que el que tiene plata vaya en el auto que quiera, pero lo importante es que se dio cuenta de que su participación en esto es por demás importante», sostuvo Daer en relación a Tinelli, quien recibió críticas en las redes sociales por haber llegado a ese encuentro convocado por Alberto Fernández a bordo de un auto marca Porsche.

En este sentido, el dirigente cegetista valoró la iniciativa de Tinelli de participar de la convocatoria y entendió que resulta «importantísimo que un comunicador social de su importancia se involucre en esto porque no sólo hay que generar planes sino conciencia del porqué, y eso es una mano grandísima».

Por otro lado, también rescató que «un presidente proponga políticas de Estado no el día que se va sino antes de asumir su primer mandato» y consideró que ese hecho «hace ver que las cosas van a ser en serio».

Además, Daer entendió que «más allá de la formalidad institucional» en cuanto a una reunificación de la CGT, lo importante era señalar que «todas las organizaciones sindicales son parte del proceso político que viene», con un «compromiso de fortalecer este camino hacia adelante».

En ese marco, consideró «un poquito apresurado» que algunas organizaciones sociales hayan ya advertido al presidente electo Alberto Fernández que se movilizarán en caso de no encontrar respuestas a sus demandas.

«Les recomendaría que el día que tengan que reclamar y visibilizar sus protestas, lo hagan con total naturalidad, en el ámbito democrático, pero planteárselo antes de que asuma el presidente, es un poquito apresurado», evaluó. (Ambito.com)