Así lo confirmó el arquitecto Marcelo Matach, que tiene a cargo la obra que pondrá en valor el centro comercial y que se pondría en marcha después de la veda invernal, con aproximadamente 7 meses de duración de obra.

La obra, en su primera etapa, comienza en el Arroyo Buena Esperanza y termina en La Pataia, abarcando cerca de 600 mts, con la idea de unificar la terminación de veredas y hacerlas accesibles para todos, ya que en varios tramos hay escalones

También se crearán lugares de estar, con espacios que similares a los que hay en otros lugares de la ciudad y se eliminan cestos de basura de los locales y postes de las galerías, teniendo en cuenta el ensanchamiento en las esquinas, con la premisa de no perder los lugares de estacionamiento.

“Tenemos que pensar en el estacionamiento para ayudar al comerciante, porque estamos acostumbrados a llegar a la puerta del comercio, la idea es mantener eso y ordenarlo. Planteamos que la recolección de basura sea por las calles laterales para no frenar el tránsito”, dijo el arquitecto por Radio Nacional Ushuaia.

En cuanto al soterramiento, el municipio viene trabajando con la DPE y con la DPOSS. “Hoy tenemos media tensión, con lo cual hacer el soterramiento nos valdría el doble de lo que sale la obra”, aclaró Matach.

Y agregó que “lo único que el comerciante va a afrontar es el gasto de la calefacción de la vereda, va a poder elegir entre losa radiante o un cable calefactor, cada comerciante elige que sistema tiene, si el local comercial tiene resuelta su calefacción con losa radiante puede seguir con ese sistema”.

En anteproyecto de la obra ya arrancó hace meses, “ahora se está trabajando analizando la situación frente por frente para que sea completamente accesible para después de la veda poder licitar la ejecución”, dijo el arquitecto, quien afirmó que la obra se realizará con fondos del municipio por un valor de $23 millones. “Cuando empezamos a proyectar esto estábamos en $17 millones, pero nos pasó el dólar”, cerró.