Así lo afirmó la diputada por Vamos a Vivir Mejor, Mabel Caparrós, luego de que ayer el senado nacional haya aprobado la reestructuración de la deuda argentina. En relación a las cuentas públicas, la situación de Tierra del Fuego no es menos grave que para la Nación.

Cuando asumió el gobernador Gustavo Melella, anunció que deberá afrontar, solo en 2020, una deuda de $6.700 millones generada por la administración anterior de la gobernadora Rosana Bertone.

Melella dijo que los vencimientos de deuda de la provincia para este año incluyen «$2.300 millones de títulos públicos colocados en el exterior», «otros $2.300 millones de deudas con otros organismos», «$1.600 millones más de obligaciones con proveedores» y «unos $500 millones de deudas con los municipios, sobre todo con el de Río Grande».

Además, el funcionario mencionó que a esas cifras hay que agregarle un déficit de la caja de previsión social de $700 millones y uno de $1.300 millones de la obra social del Estado.

“A nuestra provincia, que cuenta con uno de los índices de desocupación más altos de la Argentina, le vendría muy bien poder renegociar una deuda tan alta como la que tenemos, tanto en alargar o postergar los vencimientos como, para el caso de la deuda en dólares, intentar bajar la tasa de interés que asciende al casi 10 %”, le dijo Caparrós a Tiempo Fueguino.

El peor de los índices: La provincia de Tierra del Fuego detenta uno de los podios más desagradables, ya que contiene la mayor cantidad de personas sin trabajo de todo el país, considerando la cantidad de habitantes y el promedio de desocupados.

A principios de 2019, la provincia casi duplicaba el índice conocido en el mismo período de 2018, cuando se ubicó en el 7,5%. En el conglomerado Ushuaia-Río Grande hay 9 mil personas sin trabajo.

“La deuda nacional asciende casi al 14% del total del endeudamiento y no es un tema menor poder sentarnos con Nación a efectos de acordar buenas condiciones de pago. Lo que no podemos es ponernos del lado de los acreedores y decir que podemos pagar esa tasa de interés que es altísima. Somos deudores, hay que honrar las deudas, pero en las mejores condiciones para los habitantes de la provincia”, opinó Caparrós.

Consultada sobre sus expectativas en las negociaciones de reestructuración, Caparrós advirtió que “no es fácil tarea ni para Melella ni para Fernández”, pero lo consideró “un avance, para incorporar a la Argentina y a Tierra del Fuego al crecimiento y al desarrollo como se venía haciendo hasta hace 4 años atrás, esos últimos 4 años que nos atrasaron 20 años el nivel de vida de los Argentinos”.

Y en economía, los índices están ligados entre sí, y un número puede ser consecuencia de otro. Por eso, la diputada señaló que “si el gobierno pudiera contar con esos recursos para volcarlos al circuito productivo, a través del fortalecimiento de las pymes, estaríamos desandando estos cuatro años del gobierno macrista, que fueron de desaceleramiento de la economía, que resultaron en una inflación de más del 50% , en pobreza y en desocupación”.