Andrés Benitez, el hombre que ocupó junto a su familia el departamento de la calle Luisa Rosso 963, va a solicitarle a IPV que lo autoricen para que pueda habilitar los servicios de gas y luz.

En diálogo con Fm Aire Libre, el joven dijo que tomó la decisión de ocupar el departamento, que se encontraba abandonado hace varios años, porque no llegaba a pagar el alquiler donde vivía.

“Nunca conseguí un lugar fijo, no daba más la situación económica y quedé en la calle. Y no quería ver sufrir a mi hijo”, afirmó Benítez.

En el departamento también se encuentra su mujer, que está embarazada de 7 meses. Según Benítez, luego de explicarle su situación a los vecinos, estos le dijeron que lo iban a apoyar.

“Siendo fueguino tengo que hacer estas cosas. Lamentablemente lo tuve que hacer. No tengo nada, estamos mal pero es lo único que me queda. No quiero las cosas de arriba”, dijo el joven.

Benítez trabajó durante 5 meses en la obra del gasoducto, y actualmente se encuentra desempleado.