“Estamos tomando las medidas que podemos tomar para subsistir ante la crisis, inclusive con los mayoristas, porque estamos todos en el mismo barco. No hay ventas, por más que actualices los precios como corresponde”, dijo el referente de los almaceneros de Río Grande, Luis Schreiber.

El almacenero afirmó que “a lo importado se le puso el aumento del 30% que subió el dólar”, y que “se complica el crédito y la cuenta corriente. Además se acortan los plazos de los mayoristas porque tienen que recuperar la plata lo antes posible y a nosotros nos pasa lo mismo”.

Según Schreiber, los productos nacionales llegaron con aumentos del 10%, que en los últimos días se sumó otro 10% más, y algunos hasta llegaron con un 15 % de aumento.

“Con la incertidumbre que hay no hay precios lógicos”, dijo Schreiber por Fm Master´s.

Y agregó que “cada vez más comerciantes se acercan a reclamar por el aumento de las ventas ilegales.

“Antes, el que perdía el empleo salía a vender empanadas a la calle y no molestaba, pero ahora hay comercios que tiene una facturación más grande que cualquier comercio habilitado. Creen que hay una competencia feroz, porque pagan cargas sociales, y tienen empleados. Están muy enojados porque alguien tiene que parar eso”, aseguró Schreiber.

Y denunció que “los entes estatales están haciendo la vista gorda, yo no puedo entrar a una casa a ver lo que hacen, porque en las redes sociales encontrás de todo, hasta tienen delivery, entonces se crea una competencia desleal”.

El referente de los almaceneros advirtió que las quejas de los comerciantes “tienen que ver con el tema rotisería, y con la ropa, que se vende mucha en departamentos que no están habilitados, mientras los que están habilitados piden créditos para sostener a los empleados”.