Por Fabiana Morúa.

Según informó el INDEC, la Canasta Básica Total para una familia tipo, la cual también define el nivel de pobreza, aumentó un 61,1% en el último año.

En relación con el mes de abril, subió un 2,9%, por lo que una familia tipo necesita $30.337,84 para no ser pobre. Mientras que la Canasta Básica Alimentaria, la cual define el nivel de indigencia, subió un 2% en el mes de mayo y su costó se elevó a $12.806,78.

La Canasta Total creció un 19% en los primeros 5 meses del 2019; mientras que la Alimentaria aumentó 18,5% desde diciembre de 2018. La canasta Alimentaria, en el último año, acumuló más del 61,7%.

Ambas Canastas superan en 4 puntos porcentuales la variación de la inflación dentro se la medición interanual. El Índice de Precios al Consumidor registró en el último año el aumento del 57,3%

Durante el mes de mayo, el aumento de las dos Canastas en relación con abril, se posicionó por debajo de la variación del Índice de Precios al Consumidor del mes en 3,1%.

La Canasta Total de mayo equivale a tres salarios mínimo vital y móvil, en mayo fue de $11.900 y se elevó a $12.500 en junio, luego de la última actualización del gobierno. Por lo tanto, una familia tipo de 3 miembros el costo de la Canasta Básica en mayo fue de $24.152,45 y la Alimentaria de $9.622,49.; mientras que en un hogar compuesto por cinco integrantes la Canasta pasó a costar $31.908 y la Alimentaria en $12.712.

La Canasta Básica Alimentaria se conforma por el total de artículos que reúnen los requerimientos calóricos y proteicos necesarios para un varón adulto, mientras que la Canasta Básica Total incluye los alimentos más el costo de servicios públicos y otros gastos.