A las 22.30 -una hora y media más tarde de lo previsto- comenzó la difusión de resultados de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO ) en las que Alberto Fernández derrotaba por 47% a Mauricio Macri, con el 32%.

Con el 75,54% por ciento de las mesas escrutadas el candidato del Frente de Todos sacó 6.929.878 votos (47,01%) contra 4.815.325 (32,66%) del presidente. Con este resultado, la alianza Juntos por el Cambio quedaría afuera de un posible ballotage en octubre.

Desde el bunker de Cambiemos rápidamente acusaron el golpe. El mismísimo presidente de la Nación, Mauricio Macri, rodeado de los principales referentes de Cambiemos, asumió la derrota: “Debemos reconocer que hemos tenido una mala elección”, dijo. Y felicitó a María Eugenia Vidal “por el esfuerzo” y a Horacio Rodríguez Larreta, “un ejemplo muy lindo para todos los argentinos, porque nadie le regaló nada, se lo ganó trabajando”.

Larreta logró la reelección con 49.6% como Jefe de Gobierno de la ciudad e Buenos Aires, y no parece poder achicar la diferencia hacia octubre con el candidato del Frente de Todos, Matías Lammens, que obtuvo un llamativo 32.86%, mucho más de lo esperado.

En la provincia de Buenos Aires el golpe fue aún más fuerte. El candidato de la fuerza de los Fernández obtuvo un impactante 49% de los votos frente a 32% de la gobernadora María Eugenia Vidal .

Hace instantes, el presidente ofreció una conferencia de prensa donde aseguró que “vamos a trabajar sobre cada tema buscando la mejor solución. La incertidumbre política nos hace mal, todos tenemos que ser responsables para explicar cómo hacemos para sacar el país adelante”.

Y agregó: “Duele que hoy no hayamos tenido el apoyo que esperábamos. A partir de mañana seguiremos trabajando. Todos somos responsables de que este país salga adelante”