El hecho ocurrió en las intersecciones de las calles San Martín y Piedrabuena de Río Grande, cuando un inspector municipal que no se encontraba haciendo su tarea porque estaba de franco, detuvo a un automóvil particular sobre una dársena.

El vehículo que era conducido por personal policial vestido de civil, advirtió que el inspector se encontraba en estado de ebriedad, lo que derivó en una fuerte discusión que terminó con golpes de puños entre ambos.

Al lugar fue convocado la policía, y personal de tránsito que realizó la alcoholemia al inspector de tránsito, arrojando un valor de 1,41%.

Cabe destacar que el inspector de tránsito estaba de franco pero salió a la calle con su uniforme y se dispuso a detener a los vehículos que circulaban por esa zona. El mismo fue detenido y llevado a sede policial.

Desde la municipalidad advierten que el agente será sumariado.