Esta mañana, en conferencia de prensa, el ministro de Seguridad, Javier Eposto, anunció el saldo de un procedimiento anti drogas llevado a cabo por un trabajo en conjunto entre Policía Federal y Gendarmería.

En el procedimiento realizado en Ushuaia, se logró desbaratar a una banda de narcotraficantes que operaba en conjunto entre Ushuaia y Mar del Plata. El jueves 22 de noviembre apareció en el sello postal Oca, una sospechosa encomienda que se trasladó al puerto, donde se le realizó el scan que dio positivo para material orgánico.

Luego, la caja se fue trasladada al Juzgado Federal donde Policía, Gendarmería y los integrantes del Juzgado descubrieron, dentro de pomos de tintura de cabello, 2200 gramos de cocaína y 100 de marihuana.

El viernes, con los efectivos apostado frente a la sucursal de Oca, los receptores de la encomienda, un hombre de 28 años y otro de 22, fueron a retirar el paquete y cuando fueron abordados por los efectivos uno de los individuos desenfundó un arma de fuego, pero pudo ser reducido por los oficiales. Ambos sujetos fueron trasladados a la comisaría y puestos a disposición del Juzgado Federal.

El operativo continuó con nueve allanamientos en Ushuaia y tres en Mar del Plata, en los que la meta “era ir tras el financista”, explicó Eposto. En uno de los procedimientos de Ushuaia se pudo encontrar 211 gramos de cocaína y material de corte. “Ese era el bunker donde llegaba la sustancia y se estiraba – o cortaba- para ser trasladada a otro domicilio en el que se fraccionaba y se distribuía”, describió.

Además de la droga, se secuestraron celulares y elementos informáticos de interés para la causa, y dinero en efectivo. Hasta el momento hay ocho detenidos, siete de Ushuaia y uno de Mar del Plata, y hay una persona que está prófuga, pero la investigación sigue.