Yolanda Dips.

Desde la Cámara de Comercio tanto de Ushuaia como de Río Grande expresaron su preocupación por el pago del bono de 5000 pesos teniendo en cuenta que las ventas han ido bajando considerablemente junto con la retracción de la economía aunque también aceptaron la pérdida de poder adquisitivo de los salarios de sus empleados.

El vicepresidente de CAME y presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande Diego Navarro incluso señaló que el pago del bono generar más desempleo por la imposibilidad de afrontar ese desembolso. “Sinceramente no hay dinero para cumplir con las obligaciones y no es porque las pymes quieran hacer alguna picardía, sino que no hay dinero en plaza, y eso es responsabilidad de la política que viene llevando adelante el gobierno nacional” afirmó el comerciante en declaraciones a Radio Nacional.

El representante de los comerciantes afirmó que “se están poniendo en riesgo los puestos de trabajo del sector que más emplea en el país. Seguramente se necesita que los trabajadores tengan un ingreso mayor, pero en vez de tener un peso más, van a tener un desempleado más” y remarcó que “para pagar más salarios tiene que aumentar la rentabilidad”.

Asimismo Navarro afirmó que “el Gobierno tiene que entender que no es el dueño del país sino el administrador del Estado, y tiene que aplicar políticas de Estado. Cada variable tiene que ser analizada con todos los sectores. Desde el 1° de enero se viene informando de la caída de todas las ventas y el índice del último mes fue el más alto, del 9,4 por ciento. Si los comercios no pueden cumplir con las obligaciones, si están endeudados con AFIP, quién va a poder pagar ese bono” al tiempo que aseguró que “en Río Grande se nos ha caído un circulante no menor a dos mil millones de pesos anuales. Hay una incertidumbre provocada por este Gobierno nacional sobre la 19640, la gobernadora presentó un proyecto y se está peleando esto; pero por la situación de la industria hay una retracción del consumo de mucha gente”.

Recomposición salarial

Por su parte la presidenta de la cámara de comercio Ushuaia Claudia Fernández aclaró que no se trata de un bono sino una recomposición salarial que se va a descontar de futuras paritarias y acuerdos de aumento. “En el caso de comercio nosotros tenemos paritarias abiertas, donde todavía faltan dos tramos de lo que se firmó en abril y falta la cláusula de revisión pactada para enero, con lo cual ese mes si hay algún ajuste de ahí se tomaran la primera recomposición para  la parte empleadora” explicó en declaraciones a Radio Nacional.

La representante de los comerciantes de Ushuaia indicó que el pago obligatorio se empieza a realizar desde octubre y de acuerdo a lo pactado en la reunión de manera oral, se haría en cinco cuotas y si bien aclaró que ese dinero y la forma de pago no resolverán la situación de los trabajadores, consideró que “se trató de llegar a un acuerdo que pueda ser cumplible. Por la parte gremial ellos conocen y dieron su entender respecto de la situación por la que están pasando las pymes y los comercios, y a su vez desde los comercios y las pymes sabemos que se ha desvalorizado el sueldo de nuestros empleados. Es un aporte obligatorio no remunerativo”.