La Gobernadora Rosana Bertone emitió un comunicado por los canales públicos este viernes por la noche, donde se refirió al acuerdo alcanzado con el Gobierno Nacional.

La primera mandataria provincia aseguró que si el gobierno nacional  avanzaba con el proyecto original, “hubiese ocasionado al 1 de enero del 2018 la pérdida de 9.600 puestos de trabajo directos y de 50.000 indirectos aproximadamente”.

“Frente a la diversidad, los fueguinos dimos una muestra de madurez y nos unimos en defensa de nuestra industria y de nuestro trabajo”, aseguró Bertone  quien agregó que, “Plantié claramente una firme posición, contraria a los proyectos que se habían anunciado”.

En este sentido indicó que, “hemos arribado a buen puerto, hemos logrado proteger nuestros puestos de trabajo, hemos logrado proteger nuestra industria”.

La Primera mandataria provincial dijo que, “frente al daño inevitable la provincia debió optar por resignar algo para no perderlo todo”.

“Estén tranquilos, porque este Gobierno no va a patear el tablero, ni tampoco va a tomar ninguna decisión irresponsable, ni demagógica. Seguiremos trabajando, seriamente, apostando al diálogo, como la mejor forma de resolver los conflictos, porque en ese camino créanme hemos evitado una catástrofe”,  manifestó.

Comunicado completo:

“En nuestro caso particular la propuesta original significaba la inmediata eliminación de los aranceles que gravan la importación de productos electrónicos que hoy producen nuestras fábricas, lo que hubiese ocasionado al 1 de enero del 2018 la pérdida de 9.600 puestos de trabajo directos y de 50.000 indirectos aproximadamente.

También se anunciaron medidas que implicaban la pérdida inmediata de recursos de origen tributario, que hoy la nación coparticipa a nuestra provincia, más la reducción de ingresos que hubiese generado la medida cautelar de la provincia de Buenos Aires por reclamo del fondo del conurbano.

Frente a la diversidad, los fueguinos dimos una muestra de madurez y nos unimos en defensa de nuestra industria y de nuestro trabajo. Plantee claramente una firme posición, contraria a los proyectos que se habían anunciado. No sólo fuimos a plantear nuestras objeciones al Gobierno Nacional sino también a buscar apoyo en distintos sectores políticos, frente al peligro de que el proyecto finalmente ingresara en esos términos al Congreso de la Nación.

Siempre entendí la política como acción y no como discurso, siempre entendí que los ideales sirven si son para cambiar la realidad, y no para alimentar egos, o para confrontaciones estériles que la verdad, no le cambian la vida a nadie. Con esa convicción fuimos a defender los intereses de los fueguinos, con firmeza, pero sin soberbia; con convicción, pero sin tozudez; y debo decir que encontramos un espacio de diálogo, no sólo con el Gobierno Nacional, sino con los demás gobernadores de todas las provincias de nuestro querido país.

Les puedo asegurar que no fue fácil, fueron días arduos, de mucho trabajo, de muchas tensiones, de mucha preocupación, pero pudimos avanzar y encontrar un camino que me permite decirles a cada uno de ustedes, ciudadanos y ciudadanas de Tierra del Fuego; que hemos arribado a buen puerto.

Hemos logrado proteger nuestros puestos de trabajo, hemos logrado proteger nuestra industria. En el plano de las reformas fiscales propuestas, abordamos también situaciones muy complejas y de larga data; como las que existían en torno al fondo del conurbano, los ingresos brutos y la reforma previsional nacional. Todas situaciones, en donde frente al daño inevitable la provincia debió optar por resignar algo para no perderlo todo. Elegimos siempre el camino de la verdad, por más que algunos aprovechen esta difícil situación para especulaciones políticas, o para pensar en sus propios intereses.

Como todos saben, recibimos una provincia desordenada, con conflictividad permanente, con estado sin herramientas, con hospitales sin insumos, sin obra pública y sin siquiera recursos para el pago de las jubilaciones.

Entre todos logramos construir la paz social, comenzar a ordenar el Estado, ampliar la matriz productiva de la provincia, y empezar a desarrollar el plan de obras públicas más ambicioso de nuestra historia. Desde un primer momento asumí la responsabilidad de gobernar pensando no sólo en el presente, sino también en las futuras generaciones de los fueguinos; y vamos a continuar con ese mandato que el pueblo fueguino nos ha encomendado.

Estén tranquilos, porque este Gobierno no va a patear el tablero, ni tampoco va a tomar ninguna decisión irresponsable, ni demagógica. Seguiremos trabajando, seriamente, apostando al diálogo, como la mejor forma de resolver los conflictos, porque en ese camino créanme hemos evitado una catástrofe.

Por eso debemos seguir, trabajando para que en Tierra del Fuego prevalezca al unión por sobre la diferencia. Y este aprendizaje que hemos hecho en estas semanas de incertidumbre nos ayude a transitar el camino que aún nos queda por delante. Nuestra provincia tiene todo para crecer y desarrollarse, debemos trabajar muy duro para que nuestra querida Tierra del Fuego logre más autonomía y más sustentabilidad.

Quiero agradecerles a todos la comprensión y el apoyo que me han hecho llegar estos días. Sé que hay también una enorme mayoría silenciosa que lo único que quiere es paz y trabajo para Tierra del Fuego. Aunque sea una mayoría silenciosa, yo los escucho y trabajo por esos mismos objetivos: paz y trabajo. Muchas gracias a todos los fueguinos”.