Desde el parlamento nacional todavía no hay convocatoria formal de reunión de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo que tendrá que elevar un dictamen a favor o en rechazo de la medida tomada por Mauricio Macri. Mientras tanto el decreto sigue vigente.

Días atrás, el Ministro del Interior Rogelio Frigerio consideró que “este DNU va a ir al Congreso, esto es algo que se va a discutir con representantes de ambas Cámaras de cara a la sociedad. Si realmente se convalidada este DNU en el Congreso, la Argentina va a poder ratificar esta herramienta que ya está vigente. Es muy importante para la sociedad escuchar, ver las posiciones que tienen los distintos espacios políticos respecto a este tema tan importante”.

Las competencias de la Bicameral de seguimiento de DNU

Por Ley, la comisión tiene como fin regular el trámite y los alcances de la intervención del Congreso respecto de decretos que dicta el Poder Ejecutivo, forma parte del grupo de comisiones especiales por lo que tiene la facultad de poder reunirse y trabajar aunque el parlamento se encuentre en receso vacacional.

Por lo que teniendo en cuenta los pasos a seguir, desde lo normativo, el Poder Ejecutivo, dentro de los 10 días de dictado un decreto de delegación legislativa lo someterá a consideración de la Comisión Bicameral Permanente.

Esta Comisión está integrada por 8 diputados y 8  senadores y la designación de cada uno de los representantes se hace por el Presidente de sus respectivas Cámaras a propuesta de los bloques parlamentarios respetando la proporción de las representaciones políticas.

Una vez reunida la bicameral debe expedirse acerca de la validez o invalidez del decreto y elevar el dictamen al plenario de cada Cámara para su expreso tratamiento. Este aquí que desde los sectores opositores buscan tratar de derribar el decreto exigiendo que ingrese en el periodo de sesiones extraordinarias que Macri convocó para el mes de febrero.

La difícil tarea de convocar a una reunión en el mes de enero

Si bien todavía no hay una convocatoria formal de encuentro de la Comisión, según el artículo 7 de la Ley 26.122 la Comisión Bicameral Permanente sesiona cuando cuenta con la presencia de la mayoría absoluta de sus miembros, sin embargo teniendo en cuenta el veraniego mes de enero se está estudiando la complicada situación de tratar de reunir a la totalidad de los integrantes que aún están de vacaciones.

En el medio de este receso estival en el Parlamento, que comenzará a tener movimiento estos últimos días de enero, hay otro tema que genera inquietud y que muchos vinculan con el apuro de Casa Rosada en firmar este decreto.

La atención comenzará a pasar por los tribunales de Cómoro Py donde comenzará el primer juicio oral contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La senadora se sentará el 26 de febrero en el banquillo de los acusados en un juicio oral por corrupción. Allí será juzgada por el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2), que la responsabiliza de ser jefa de una asociación ilícita, a través de la cual habría defraudado al Estado en $ 46.000 millones al favorecer a Lázaro Báez con el otorgamiento de contratos de obra pública vial en Santa Cruz.

La intención principal del oficialismo con la vigencia de este DNU es avanzar en decomisar el dinero que supone fue robado al Estado, pese a la sentencia que deberá definir una vez finalizado el juicio la justicia.

Sin embargo, desde la oposición más kirchneristas, dos diputados presentaron el viernes en la procuración general de la nación el primer pedido de decomiso de bienes con el objetivo de “recuperar lo robado” apuntado a Gianfranco Macri, hermano del presidente por la supuesta venta irregular de parques eólicos.

Retomando los plazos y competencias del Congreso, habrá novedades en los próximos días, cuando los representantes comiencen poco a poco a llegar después de su descanso estival, mientras tanto el Poder Ejecutivo posee el DNU como si fuera una espada en sus manos.