En consonancia con lo que sucederá en las ciudades del país con la campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, esta tarde a las 17.30 en la Torre de Agua comenzará el acto que culminará con el pañuelazo, a las 19 hs.

En diciembre, el presidente Alberto Fernández, confirmó que el Poder Ejecutivo enviará un proyecto de despenalización del aborto para que sea debatido en el Congreso Nacional.

“Mi intención es mandar el proyecto en este ejercicio 2020. Quisiera que volvamos a tener un debate sensato. Es un problema muy serio donde las mujeres se mueren. Y yo no quiero que se muera más nadie y no quiero hacerme el distraído”, dijo Fernández.

“Estamos en un debate que nos atraviesa a todas las personas, sobre todo desde 2018 a esta parte, en ese año vivimos un debate histórico en el Congreso, que si bien no se aprobó, marcó un antes y un después”, dijo Florencia Basso, periodista de Río Grande.

“El aborto se comenzó a hablar con mucha más fuerza, con relatos de mujeres que han abortado y no se animaban a contarlo. El aborto legal seguro y gratuito es una demanda que sigue presente, porque se trata de la autonomía sobre nuestros cuerpos, y con la maternidad, pensando en el deseo y no en una obligación”, agregó Basso por Fm Del Pueblo.

A partir de las 17.30 hs en la Torre de Agua, en consonancia con lo que promete ser otra marcha multitudinaria en el Congreso, comenzará el acto que contará con la presencia de artistas locales, para finalizar con el característico pañuelazo verde.

“Convocamos a las personas que no militan en ninguna organización feminista ni en ningún partido”, dijo Basso. Y afirmó que, tanto desde la campaña nacional como desde la campaña local “no queremos caer en ninguna grieta, somos más que pañuelos verdes, somos mujeres que luchamos por nuestros derechos, y queremos que se nos respete nuestra decisión, que seamos madres cuando queramos serlo”.

Y pidió “que no tengamos que seguir lamentando muertes por abortos clandestinos. Porque hay un negocio atrás de esto, y fundamentalismos religiosos. También hay profesionales de la salud involucrados en el negocio del aborto clandestino, incluso la industria farmacéutica”.