Durante la jornada de hoy, los docentes de todo el país realizaron un paro de actividades con movilizaciones en todo el país. En Río Grande se concentraron frente a Radio Nacional y en Ushuaia, más de 60 personas hicieron lo propio en Maipú y Fadul.

“Venimos impulsando un plan de lucha nacional por la muerte de las compañeras de Chubut y para que se resuelva la situación de los compañeros”, dijo la docente Diana Román, presente en la manifestación de Ushuaia.

Según Román, “no todos los docentes se sumaron al paro y la escuela 1 está dando clases. Pero siempre que declaramos un paro el nivel de acatamiento no es siempre el mismo, probablemente haya uno o dos grados con clase.”

En cuanto a la continuidad de la acción directa, Román aseguró que “en Chubut están impulsando diversas medidas, pero queremos ver lo que va a hacer Ctera. Hasta tanto no se lo lleve a juicio político al gobernador (Mariano Arcioni), entendemos que la protesta va a seguir”.

Luego de que Arcioni ratificara en declaraciones radiales que no pensaba renunciar, varios sectores salieron a pedir que diera un paso al costado.

El primero que lo insinuó fue Blas Meza Evans, diputado provincial del FpV: “Más allá de que el Gobierno quiera decir que fue un accidente de tránsito, dos docentes perdieron la vida al venir a Rawson a reclamar por su sueldo. Creo que debe estar evaluando su salida del gobierno, igual vive en una burbuja y ha perdido total credibilidad”.

Mucho más contundente fue la CGT de la Cordillera, que luego de una asamblea resolvió: “Expresar nuestra convicción de que el Gobernador y todo el Poder Ejecutivo provincial deben asumir las responsabilidades por haber generado el caos provincial y renunciar a sus cargos.”

Otro de los sindicados como actor central en el clima de tensión social que se vive es Jorge “Loma” Ávila, el titular del Sindicato de Petroleros Privados, quien en una asamblea de delegados realizada el pasado 7 de septiembre reconoció, entre risotadas, que le iban a pedir perdón a los docentes por los golpes que les dieron pero que no volverían a dejar que nadie “se apropie de la ruta”.