La primera de las 3 etapas de la campaña se inició el 14 de noviembre hasta el 20 de diciembre e incluyó las bases Marambio, Esperanza, Carlini. Al mismo tiempo, realizó la apertura de otras 3 bases: Primavera, Brown y Petrel.

Posteriormente, el buque regresó a Buenos Aires para el reabastecimiento logístico y el recambio de personal de las bases que van a invernar. En esa ocasión, la tripulación recibió la visita del presidente de la Nación y del ministro de Defensa.

El buque volvió a zarpar en la madrugada del 4 de enero con destino a Ushuaia y desde allí seguirá rumbo a las bases Carlini, Orcadas, Belgrano II y Esperanza; para hacer su reabastecimiento y el recambio de las personas que invernaron en 2019 y quienes lo van a hacer en 2020.

Se estima que esta etapa finalizará el 20 de febrero, luego de llegar la Base Belgrano II, que es la más austral y a la que solo se puede llegar con un rompehielos.

El capitán de navío comandante del Componente Naval del Comando Conjunto Antártico: Carlos Allievi; el capitán de navío comandante del Rompehielos ARA Almirante Irizar: Maximiliano Manggiaterra; y el almirante comandante del Área Naval Austral: Eduardo Traina, recibieron a las autoridades provinciales y la prensa.

Los jefes navales se mostraron satisfechos porque, después de 13 años, la campaña se inició en noviembre. Durante los 10 años en que el Rompehielos estuvo en reparaciones, se contrataban buques mercantes de otros países y con ello se debía cumplir con una línea de tiempo demasiado ajustada, la cual comenzaba en enero.

En esta ocasión, «vamos a llevar a peregrinar a la Virgen Malvinera; para nosotros es un orgullo y privilegio que recorra las 6 bases permanentes que tiene la República Argentina en la Antártida. Vamos a hacer un esfuerzo más para llevarla a algunas bases temporarias que abrimos durante el verano para que dé su bendición. Estamos coordinando para que pueda volar en el Hércules a Marambio para cumplir el periplo antártico».

La tripulación fija del Irízar es de 111 personas, aunque en esta oportunidad lleva a 295 debido que va el personal que se dirige a las bases antárticas a hacer los relevos. Además, incluye 30 científicos de la Dirección Nacional Antártica, del Instituto Antártico Argentino y científicos internacionales.

El secretario de Malvinas, Antártida e Islas del Atlántico Sur y Asuntos Internacionales: Andrés Dachary y la ministra de Obras y Servicios Públicos: Gabriela Castillo, hicieron entrega de presentes a los jefes navales.

Asimismo, el secretario de Malvinas, Antártida e Islas del Atlántico Sur y Asuntos Internacionales: Andrés Dachary visitó el Rompehielos ARA Almirante Irízar y entendió que “es fundamental tomar contacto con toda la tripulación para conocer en detalle cómo funciona, cómo opera y cuáles son sus necesidades. De esta manera, el gobierno provincial tiene una oportunidad clara y tangible de intervenir como de aportar lo necesario para que esto prospere».

El funcionario puso de relieve que «en todo lo que tiene que ver con la Antártida hay una oportunidad enorme de integración territorial. Al ser un país bicontinental, implica una responsabilidad enorme y tenemos que empezar a desarrollar el Polo Logístico, el cual es una oportunidad sin precedentes y esto se logra a partir de la integración de todos los factores que cumplen distintos roles en este sistema antártico”.

«Acudimos a este llamado por una cuestión protocolar como para charlar sobre las distintas oportunidades que pueden surgir para mejorar el trabajo de las Fuerzas Armadas que operan en nuestro continente blanco y brindar oportunidades de desarrollo para el resto de nuestra provincia» concluyó Dachary.