El resultado de las PASO dejó al gobierno de Mauricio Macri en una posición de debilidad que provocó la respuesta del mercado con una fuerte suba del dólar. Durante las primeras horas de cotización en el mercado minorista, el dólar llegó a venderse en torno a $ 60, quince pesos más que la cotización del viernes.

En sintonía, las acciones y los bonos argentinos que cotizan en Nueva York se desplomaron con caídas de hasta 60% para bancos como el BBVA y el Galicia, mientras que los bonos bajaron hasta 8%. Así, el riesgo país, que mide la sobretasa que Argentina paga para endeudarse, subió 5% y se ubicó en 904 puntos básicos.

En bancos privados llegó a venderse en un rango de 60 a 65 pesos por la mañana del lunes, para terminar a $57,30 (+21,3%) en el promedio de bancos del microcentro porteño. En sucursales del Banco Nación se ofreció al cierre a $55, con alza de 19%, después de haber tocado un máximo de 61 pesos.

Aunque el Central consiguió amortiguar la escalada con ventas de contado, se trató del salto de precios más abrupto desde el 36% que subió el dólar el 17 de diciembre de 2015, cuando la administración de Mauricio Macri levantó los controles de cambio, conocidos como «cepo».

En la rueda mayorista llegó a operarse 60 pesos, para luego acomodarse un escalón más abajo, a 53 pesos al cierre, con alza de 17,2%. De todos modos superó holgadamente el «techo» teórico de la banda establecida por el Banco Central de 51,448 pesos.

Restringen las ventas de insumos para la producción

“Terrabusi a las 8:07 del lunes difundió una nueva lista de precios, sin ningún tipo de control, ellos compraron la materia prima barata y de un viernes a un lunes hicieron una diferencia abrumadora”, dijo Leo Bilansky, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales Para el Desarrollo Argentino (ENAC).

“Ellos nos venden el mismo producto más caro, porque tienen la posición dominante de la renta”, advirtió Bilanski por FM Del Pueblo, y denunció que la empresa Molinos Río de la Plata no está abasteciendo harinas.

“O Macri se ponen los pantalones largos o se hace a un costado”, dijo el empresario.

“En la mañana del lunes nos desayunamos que los bancos hacen lo de siempre, desestabilizan la economía en detrimento de las PYMEs, están cortando el abastecimiento de materias primas. en lugar de salir con un mensaje de tranquilidad y control administrativo, dejan hacer a estos muchachos por 10 cuadras en la City porteña, que siempre trajeron incertidumbre y tristeza”, afirmó Bilanski.

Según el empresario, el pasado viernes comenzaron a circular encuestas falsas en la City porteña, de la consultora Elipsys, propiedad de un ex funcionario de Macri. “Son delincuentes de guante blanco, los bancos financiaron la campaña política a Macri y le prestaron dinero todos estos años”, dijo.

Y pidió que el Gobierno Nacional haga una convocatoria de equipos económicos, extendida a los equipos económicos de la oposición y los gremios parar la corrida cambiaria.

“Queremos hacer un llamado a que el gobierno le ponga límites a estos muchachos, que lo único que hacen es cada año duplicar su patrimonio. Los gobernadores tienen que dar una señal contundente de gobernabilidad, que les pongan limites a los bancos. Si pretendemos que los únicos beneficiarios sean las mineras y las corporaciones, vamos a chocar contra la pared”, opinó.