Por Yolanda Dips.

El gremio que agrupa a las trabajadoras de casas de familias reclama ser incluidas en el bono de 5000 pesos que se dispuso de Nación para todos los trabajadores del ámbito privado.

Dora Sánchez, referente del sector en Tierra del Fuego explicó en declaraciones a Fm Del Pueblo que “no tenemos el bono, tampoco tenemos fondo de desempleo, ni tarifa social, ni ninguna oficina de la obra social, somos las últimas de la cadena” por lo que indicó que el próximo jueves, las empleadas organizadas de la provincia de Córdoba harán una manifestación para solicitar que se las incluya en el beneficio.

Otros de los temas que preocupa a las trabajadoras de casas particulares es un viejo reclamo relacionado con los ítems antigüedad y presentismo, sobre los cuales aún no hay ninguna respuesta.

La dirigente gremial aclaró que están trabajando para que el sindicato sea reconocido en Tierra del Fuego “Sigo en contacto con la gente, aún no me enviaron la designación”, e informó que se encuentra en reuniones con algunos de los legisladores que van a asumir. “Los veo más comprometidos que los actuales, nos han dado espacios. Antes de las elecciones provinciales me he reunido con Vargas, con la gente de Paulino Rossi y de Fermín Randón. Y antes de las PASO me reuní con Nato Ojeda. Intenté ver a Tejeda y a Rivarola y nunca pude, el único que se comunicó conmigo fue Córdoba. La mayoría pelea por los derechos, pero tienen a su empleada doméstica en negro, esa es la hipocresía”.

Sánchez además informó que este sábado participará de la charla sobre “La mujer, el sindicalismo y el trabajo”, para exponer la situación de las empleadas domésticas, en el marco del 5to Encuentro Provincial de Mujeres que se realizará en Tolhuin. “Las compañeras están sufriendo violencia, como no tener para comer, o que no te paguen. Por más que se intente visibilizar, es como que todavía no nos tienen en cuenta” y contó que “en su momento cuando la ex Presidenta dio por decreto el primer aumento, a mí me dijeron que no me lo daban porque era arbitrario, porque lo había decretado la presidenta, y me lo dijeron dos profesionales”.

La dirigente gremial además afirmó que “si viene un cambio a nivel país – en relación a las próximas elecciones – me gustaría que mañana cuando los compañeros vuelvan a tener sus trabajos y vuelvan a llamar a las chicas para que les cuiden a sus hijos o para que les limpien su casa, que las tengan en blanco”.