Luego de los anuncios del presidente Mauricio Macri, el ministro del interior, Rogelio Frigerio, y la ministra de desarrollo social, Carolina Stanley, fueron los encargados de explicar las medidas económicas dispuestas sólo por dos meses.

Frigerio negó que dichas medidas tengan un tinte electoralista: “no tiene que ver con la campaña electoral, sino con escuchar a la gente que se ha expresado con claridad en el voto. El presidente ha entendido este mensaje y ha dictado estas medidas, que forman parte de la acción de gobierno. Tenemos que seguir, de mínima, trabajando hasta el 10 de diciembre”, dijo el ministro.

Consultado por la falta de diálogo del Gobierno con sectores de la oposición, Frigerio aceptó que “el dialogo tiene que ser abierto y sin límites, con todo lo que implique llevar calma y dar señales claras de que hay compromiso con la gobernabilidad”, y agregó que “el llamado al diálogo fue permanente en este gobierno, pero ahora más que nunca.”

La ministra de desarrollo social, Carolina Stanley, reiteró que “no va a haber aumento de tarifas ni de combustibles” y que los jubilados “van a recibir un aumento en septiembre y los que pagan ganancias también entran en lo que son los descuentos que se hacen propios de ganancias».

Según la ministra “la suba del dólar no debería generar desabastecimiento de medicamentos o temor de ello”.

Frigerio adelantó que “estamos trabajando en una solución especial para los créditos UVA que se van a conocer en las próximas horas”.

“Esto se ha hecho en el marco del compromiso que tiene la Argentina con las cuentas públicas. Estamos haciendo este esfuerzo para paliar la dificultad de la situación, en el marco de medidas que se toman todos los días para ir corrigiendo los problemas del país”, dijo el ministro.

Tras los anuncios de Macri, el dólar trepó a $61 y el riesgo país supera los 1.870 puntos básicos.