Desde ayer, la policía busca a Lorenzo Muñóz tanto en las provincias patagónicas como en el sur de Chile, luego de que asesinara a puñaladas a su ex mujer y a su hija de 11 en plena calle en la localidad de Las Ovejas, Neuquén.

El asesino trabajaba como auxiliar de servicio nocturno en un colegio y, según sus colegas, tenía al menos cinco denuncias por violencia de género, que motivaron varias presentaciones judiciales y gremiales, pero no fue apartado del cargo.

Los vecinos de la localidad neuquina de Las Ovejas, marcharon el jueves a la noche en repudio al aberrante hecho y reclamando justicia para las víctimas, identificadas como Karina Apablaza, de 31 años, y su hija Valentina, de 11 años.

En 2016 Karina había denunciado que Muñoz abusó de su hija y desde entonces tenía una restricción perimetral. En enero de este año, el hombre violó la restricción y salió al cruce de Karina en un algunas ocasiones en las que le dijo, en tono amenazante, «que Dios te bendiga».

La joven de inmediato denunció ante el Juzgado de Familia, que tardó casi un mes en derivar el expediente a fiscalía.

 

Fuente: MinutoUno