Por Verónica Benaim, desde el Congreso Nacional.

Los diputados de las bancadas opositoras se comprometieron con dirigentes sociales a presentar esta semana un proyecto unificado sobre emergencia alimentaria. Pedirán una sesión especial el día jueves si el gobierno nacional no acciona con un decreto.

Fue la promesa que se llevaron los referentes de gremios docentes y organizaciones sociales, -entre las cuales estuvieron presente CTEP, Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa y SUTEBA- que participaron de una audiencia el miércoles en el Salón Delia Parodi del palacio legislativo.

En ese marco, el jefe del bloque Movimiento Evita, Leonardo Grosso expresó: “Los proyectos de emergencia alimentaria son todos de la oposición, el pedido es muy concreto, si no nos hacemos cargo de que en Argentina hay miles de niños que no pueden acceder a la alimentación básica y saludable seríamos tan irresponsables como la irresponsabilidad que hoy está llevando adelante el gobierno”

“Si el gobierno no toma medidas como decían los dirigentes sociales recién por decreto vamos a convocar una sesión especial el jueves”, advirtió.

Con el tiempo corriendo, los diputados ya hicieron circular un borrador que tendrá como principal objetivo declarar la emergencia alimentaria y aumentar en un 50% las partidas para comedores y merenderos de todo el país hasta fin de año, habilitando a Jefatura de Gabinete a reasignar partidas presupuestarias para tal fin.

De avanzar en la sesión especial, la oposición primero deberá reunir el quórum (129 representantes) para avanzar con el inicio de la reunión y posterior tratamiento de la iniciativa en el recinto. Esto no sería un problema, ya que reuniría esa cantidad, pero para aprobar la emergencia alimentaria necesitarán reunir dos tercios de los votos, ya que el proyecto no cuenta con dictamen de comisión. Eso demandaría un trabajo más arduo, sobre todo teniendo en cuenta el año electoral y la inactividad del Congreso.

Por el lado del gobierno, parecen no tomar nota en el asunto. La semana pasada en Casa Rosada, sostenían que no era necesario declarar la emergencia alimentaria, teniendo en cuenta que está vigente la ley de emergencia social y que se está cumpliendo con las partidas para comedores.

Desde el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, la respuesta a los movimientos sociales también fue negativa y luego de una reunión que mantuvieron dirigentes sociales el miércoles con funcionarios de la cartera que comanda Carolina Stanley sólo se logró un paliativo frente a la demanda.

Un aumento en el Programa de Empleo para gente que está sin trabajo que pasa de 1500 pesos a 8000 en octubre y a 8500 en noviembre y la posibilidad de un bono a cobrar en el mes de octubre de 2000 pesos.

Sin embargo, la respuesta frente al pedido de aumento de cantidad y variedad de los alimentos para comedores y merenderos de todo el país fue que “hoy el ministerio no cuenta con el dinero para afrontar la demanda ya que desde Jefatura de Gabinete no les están habilitando más presupuesto”, según señaló a este medio, Nicolas Marcioli integrante del Frente Darío Santillán, previo al acampe en la calle 9 de Julio.