Por Pablo Riffo.

Tras el lunes negro que vivió la economía argentina la incertidumbre se apoderó de todos los sectores de la cadena de consumo. El alza del dólar, la disparada del riesgo país y la suba de las tasas de interés, los comerciantes locales tuvieron distintas reacciones este martes respecto de la situación.

Remarcación de precios que llegó, en algunos casos por encima del 50% en indumentaria junto a otros locales que adelantaron que durante la jornada de hoy harán lo propio. Locales de importación que dejaron de vender argumentando que no tenían los precios.

La venta de autos quedó paralizada en Tierra del Fuego, de momento, hasta el jueves y locales donde la venta fue arrasadora, como el caso de Limphogar que vendió en una mañana un pallet completo de azúcar.

Claudia Fernández, presidenta de la Cámara de Comercio de Ushuaia habló este martes en Radio Nacional respecto de la situación de los comerciantes de la ciudad tras el incremento abrupto del dólar y la caída de los mercados.

“Hay algunos que han subido ya sus precios, otros que están sin vender porque realmente la reposición sería difícil” explicó Fernández quien aseguró: “no alcanzamos a reaccionar, creo que esa fue la situación de la mayoría. Fue muy angustiante no saber qué resolver”.

“Ayer la situación fue de incertidumbre en general” insistió la titular de la Cámara de Comercio, quien recordó que existe una caída continua de 18 meses en las ventas hasta el mes pasado donde repuntó el 4,6% respecto al mes anterior.

Fernández insistió en que “ahora es un momento de espera” y sinceró: “estamos en recesión”. Consultada respecto del impacto por rubros, Fernández aclaró que en materiales de construcción y ferreterías, como las casa de importación “están mucho más preocupados que el almacén diario”.

El mayor problema pasa por la dificultad de ponerle precio a insumos que aún no tienen precio de reposición a futuro. La titular del área especificó que hay casos de remarcación de hasta el 20% pero aclaró que no se sabe aún “si eso va a alcanzar para poder reponer el producto”.

Respecto de la situación del Ahora 12 y cómo afectaría la financiación del mismo a partir del incremento dispuesto por el Banco Central de la tasa de interés, Fernández aclaró que hay “mucha precaución por parte de los comercios al utilizarlo hasta no tener una respuesta certera”.

“La sensación es esa: incertidumbre, no saber bien para dónde vamos, qué decisiones tomar que no impliquen complicar tu empresa a futuro” remarcó Fernández quien señaló “te puedo asegurar que no hemos crecido. Y no es que no les ponemos ganas, no le ponemos esfuerzo. Ni bien asumieron, fueron por semestres y esperábamos el segundo semestre sumamente entusiasmados y nunca llegó”.

Fue crítica con la respuesta del gobierno al asegurar que “esperábamos otro análisis” y que “aparentemente la culpa también es nuestra” y remarcó que “estamos todos golpeados: los que ganaron y lo que perdieron”.

Fernández apuntó que “tenemos que salir adelante, pero con un trabajo continuo, incluso gratificante. Este desgano de ir a trabajar, si no alcanza la plata para nada. Es lo que les pasa a todos los empleados” algo que, insistió “lleva a un país que no puede crecer”.

Finalmente, respecto de las versiones periodísticas que hablan de la suspensión de las ventas con tarjetas de crédito, Fernández aclaró que “todavía no” aunque advirtió que podría ser “una decisión tomada si tenemos una respuesta de cómo seguir”.

¿Desabastecimiento?

Por su parte el presidente de Maxiconsumo, Víctor Fera, este martes en CNN Radio descartó la posibilidad de que se produzca un desabastecimiento. “Estamos trabajando normalmente. Hay comercio que retiraron ofertas, subieron los precios. Los precios van a subir. No tengo ninguna duda” sinceró.

Aclaró que “desabastecimiento no debería haber bajo ningún punto de vista. Los precios se van a mover a medida que se mueva el dólar” y señaló que esta situación “es inevitable” y “es responsabilidad del Estado”.

En tanto, Diego Malgesini, gerente regional de operaciones de Diarco aclaró en Radio Nacional que señaló que “los proveedores no nos están tomando pedidos, no nos están vendiendo” y que el aumento rondaría entre un 15 a un 20% sobre el precio de lista.

Malgesini recordó que la afectación de los productos será generalizada dado que “cualquier momento de la cadena el producto está tocado por el dólar”. El responsable del mayorista comentó que se trató de contener la situación pero que hubo ciertos productos que alcanzaron un incremento de un 5% “para no descapitalizarnos”.

“Estamos con las puertas abiertas atendiendo a nuestros clientes para respetar nuestro negocio” insistió y reiteró que “se está tornado muy difícil porque estamos vendiendo y no estamos pudiendo comprar”.

Hasta el momento la decisión el mayorista es continuar con la misma política, aunque advirtió que “es un día a día, vamos a ver mañana con qué nos encontramos”. Coincidió con Fernández que la situación “te complica cuando no tenés un panorama cierto hacia adelante”.

Actualmente las ventas se mantienen en las mismas unidades que el año pasado según señaló Malgesini, pero aclaró que cambió la metodología: “se dejaron de vender primeras marcas, y se venden segundas o terceras marcas, por lo tanto, el valor de estas unidades es diferente”.