«Van a aumentar los controles a partir del día de hoy (sábado). Entendemos que ayer fue un día bisagra porque mucha gente salió a trabajar sin el certificado correspondiente, vamos a ser más inflexibles, como pide el Presidente y solicitar a los que se dirigen a distintos destinos con sus autos particulares el certificado que respalda la excepcionalidad. Se va a producir en distintos controles que tenemos en los alrededores de la Ciudad de Buenos Aires junto con la Policía de la Ciudad, como en la región metropolitana de Buenos Aires», detalló la ministra de Seguridad de la Nación.

«Estamos con la Gendarmería Nacional, la Prefectura Naval, la Policía Federal y en el caso de los retenes tenemos doble control de un lado nosotros y del otro la Policía de la Ciudad. Y en algunos puntos comparten control Gendarmería y Prefectura», agregó Frederic en CNN Radio.

A su vez, la ministra respondió al juez federal Luis Rodríguez, que al estar de turno para atender las detenciones del viernes «imploró» un refuerzo en los controles. «Es comprensible lo que plantea el juez. Nos llegaron cantidades de personas que con muy buena voluntad podían justificar, por ejemplo llegaron cantidad de consultas sobre el cuidado de adultos mayores. De alguna manera dejamos el día sándwich del viernes para que las personas se hagan de los certificados que necesiten y el control se va a intensificar. Nos preocupan menos estos cuatro días que el miércoles. Las rutas internas son jurisdicción de las policías provinciales», aseguró Sabina Frederic.

«El decreto nos faculta para retener e incluso para secuestrar el vehículo que se desplaza sin la certificación correspondiente. Por eso, en algunos casos no vamos a tener detenidos pero sí causas penales. Se va a llamar al fiscal, se va a labrar un acta y se va a iniciar una causa penal», anticipó la titular de la cartera de Seguridad.

«Tenemos que tener la claridad de que hay mucha gente que tiene conciencia y que debe circular, me refiero al sector informal. Es un sector al que hay que atender. El problema es la gente que tiene la posibilidad de quedarse en su casa y no lo hace. Ahí hay que apuntar. No hay privilegiados», concluyó la ministra de Seguridad.