Gastón Díaz, secretario de Gobierno del municipio, desmintió lo manifestado por Darío Alderete, el hombre que fue denunciado por amenazas contra el intendente Martín Pérez.

Alderete, que ya cuenta con antecedentes, había manifestado que no le renovaron el contrato en el municipio, que terminó el 31 de diciembre, porque fue visto con una bandera de FORJA. “Eso no es verdad”, dijo Díaz por Fm Aire Libre.

Y agregó que Alderete “es una persona que no tiene dialogo cordial, cuando hablé con él no fue en un tono amigable, y al intendente ya lo increpó en tres oportunidades. Además, desde el gobierno de la provincia explicaron que no conocen a esta persona”.

Díaz afirmó “los primeros días del mes de enero, Alderete se presentó en el municipio, ingresando por el fondo y dirigiéndose a la secretaria del intendente, diciéndole que eran muchas las situaciones que estábamos contemplando para evaluar a cada uno de los trabajadores municipales y en el caso de él, no se le iba a renovar el contrato”.

En otra oportunidad, según el relato de Díaz, el mismo funcionario fue abordado por Alderete a la salida de un evento en el Museo Virginia Choquintel, ya que quería hablar con alguien de la municipalidad. “Lo atendí en la oficina y le expliqué lo mismo”, dijo Díaz.

Luego, uno de los secretarios de gobierno encontró a Alderete afuera del municipio, donde dijo que estaba a la espera de que lo reciba el intendente. Otro día, en una visita a una obra en una de las arterias de la ciudad, Pérez fue abordado “en tono agresivo y el intendente le pidió que se retire”, relató Díaz.

Y advirtió que Alderete, al ser una persona con antecedentes, “despierta alguna inquietud o preocupación”.

“El domingo, cuando el hijo de Martin sale de su casa esta persona se le acerca y lo saluda y Martin sale afuera y tiene un cruce de palabra con esta persona diciendo que le había quitado el trabajo y se lo tenía que devolver”, contó Díaz.

Y agregó: “Presentarse en el domicilio del intendente es coercitivo para lograr que se firme un contrato”.

 

Con respecto al ingreso de personal en el municipio, Díaz explicó que “en el pacto fiscal firmado con las provincias existe el compromiso de no tomar gente, pero sin embargo, nos encontramos con ingresos del 8 de diciembre. Estas situaciones se dan y merecen la atención del sector político”.

“Hemos detectado numerosos cambios de categorías, o mejorando el lugar de trabajo de parte de quienes les tocaba entregar el mando en los últimos meses, lo que necesitamos es personal idóneo en cada una de las áreas”, finalizó el funcionario.