El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer habló sobre la situación de la industria electrónica, y cómo le afecta la apertura indiscriminada de importaciones y la caída del consumo.

El empresario afirmó que la quita de aranceles del 35% a los productos electrónicos “nos afectó, pero después de eso, el principal motivo por el que estamos mal es porque se cayó el consumo, no por ningún tipo de política industrial, estamos mal porque la economía está mal, estamos medio en un modo de emergencia”.

Para Hellemeyer, la salida está en una economía “más previsible, habría que empezar por ahí, que disminuya la tasa de interés. La gente tiene que consumir, los artículos nuestros no son de primera necesidad, son más sensibles en un escenario de ajuste y lo piensan dos veces antes de comprar”.

Los comercios cuentan actualmente con una caída de ventas del 50%, en lo que comprende a televisores y celulares. En tanto que las ventas de las fábricas a los comercios minoristas, dependiendo de la línea, está entre un 25 y un 30%.

“Las tasas de interés están en valores tan altos, que cuando se da vuelta el comercio minorista reduce también su stock, y a las fábricas les llegan menos pedidos todavía,

está complicado el momento, tiene que ver con que se redinamice la economía”, explicó el presidente de AFARTE por Fm Del Pueblo.

El empresario tampoco notó ninguna particularidad respecto a la apertura o no de importaciones. “Si alguien quiere importar nuestros productos lo puede hacer libremente y pagar los derechos de importación”, dijo.

Y afirmó que desde el sector se continúa produciendo para el consumo interno: “en el rubro electrónico el 90% es producción local” aseguró. A la vez que pidió ser “lo más competitivos posibles, porque si se empieza a importar nos quita la posibilidad de producir”.