Una confusa situación fue denunciada en las últimas horas por la madre de un niño que asiste a la Escuela Especial N°2 “Casita de Luz”.

El hecho habría ocurrido en la jornada del martes, cuando maría Elizabeth Bahamonde denunció que al momento de retirar a su hijo de 13 años, el mismo presentaba signos de haber sufrido un maltrato.

Según se pudo saber, el hijo de la mujer padece retraso madurativo e hidrocefalia, confirmando la propia madre que por momentos, el menor presenta actitudes violentas, pero que lo mismo ya fue informado a las autoridades educativas en diversas oportunidades.

La mujer explicó que su hijo fue llevado por una combi de transporte del Estado provincial desde su domicilio hacia el establecimiento educativo ubicado en Chacra II.

A los pocos minutos de haber ingresado a la escuela, se hizo presente la mujer con la intención de corroborar si los docentes de su hijo asistirían o no a dar clases. Allí las autoridades le habrían solicitado si podía quedarse, a lo que Bahamonde le responde que “no” dado a que debía concurrir a su lugar de trabajo. Allí la vicedirectora le indicó que debía llevar a su hijo al médico dado a que el menor acusaba un dolor sobre un dedo de la mano.

En diálogo con una emisora radial riograndense la mujer indicó que “yo al mirarlo le veo un hematoma a dos centímetros de su ojo. Yo le consulte que le paso, pero él no me pudo decir nada, ya que su lenguaje es muy limitado por la patología que presenta”.

Inmediatamente le exigió una respuesta a la vicedirectora, quien solamente atinó a decirle que “no le había hecho nada y que jamás lo tocó”, solicitando a otros padres que se encontraban en el lugar a que sean testigos de la situación.

La madre sostuvo que “quiero saber que le pasó. Yo también hable con el hombre que lo lleva en la combi, ellos me dijeron que mi hijo llegó feliz y contento y que no tenía ningún golpe”.

Desde la Justicia han solicitado toda la información sobre el tema, con el fin de poder avanzar y llevar adelante medidas al respecto.