Desde que Mauricio Macri asumió la presidencia en 2015, la deuda externa aumentó un 35%; más de 1.9 millones de personas cayeron en la pobreza y los servicios, entre ellos luz y electricidad, aumentaron 1.644% y 747% respectivamente. A esto se suman los incrementos de hasta 217% en servicios como el transporte. Las secuelas del “mejor equipo económico de los últimos 50 años”.

Para poder entender lo que hoy nos pasa necesitamos retrotraernos hace tres años y medio atrás cuando las promesas de campaña de Mauricio Macri eran: “Venimos a cambiar la historia de este país”; “Tenemos el mejor equipo económico de los últimos 50 años”.

La pesada herencia fue la primera excusa planteada ante la falta de reactivación de la economía, luego hubo promesas de ‘brotes verdes’ y que todo mejoraría a partir del segundo semestre del primer año de gestión macrista.

Sin embargo, pareciera que nunca asumieron porque nada de eso llegó a los argentinos. Tampoco hubo “lluvia de inversiones”, aunque sí se lograron mayores niveles de pobreza, desempleo y recesión.

La economía demuestra que el gobierno de Cambiemos tomó un país con un crecimiento del 2,7% anual y en cada apertura de sesiones del Congreso Nacional prometieron metas de inflación que nunca pudieron cumplir, con todo lo que ello implica.

Tras cada anuncio en propuestas de frenar la inflación inmediatamente aumentaron los impuestos, liberaron los combustibles.

Y cuando nos referimos a la ‘lluvia de inversiones’ un párrafo aparte se lleva el Fondo Monetario Internacional (FMI). El próximo gobierno que asuma en diciembre de 2015 deberá afrontar vencimientos de deuda por más de 150.000 millones de dólares.

En 2018, alrededor de 1,9 millones de personas cayeron en la pobreza con carencias importantes, registrándose además un aumento de la pobreza que pasó del 26,6% al 31,3%.

Cuando Mauricio Macri asumió el Gobierno, el dólar valía 9,79 y hoy ronda los 46,90 pesos.

Los medicamentos para los jubilados aumentaron, en los últimos tres años, un 500%. Solo en febrero de este año el promedio de precios de los principales 50 medicamentos tuvieron un 3,7 % de aumento.

A siete de cada 10 jubilados no le alcanza su haber para cubrir la canasta básica alimentaria, en un general de 7 millones de jubilados