Tal como lo había advertido la UOCRA, no hubo acuerdo y el Gobierno no cumplió con la entrega de certificaciones de pagos para continuar con la obra del Corredor del Beagle. Por el momento hay 44 despidos confirmados, y restarían 56 más.

La semana pasada se concretó una reunión entre representantes de la empresa Gancedo, que lleva adelante la obra, y representantes de Gobierno. No hubo acuerdo entre las partes y el Gobierno no emitió los certificados de pago de obra correspondientes para continuar trabajando.

La obra consta de tres tramos, siendo el más polémico el tramo dos, que se encontraba parado. Ahora, la obra está paralizada en su totalidad.

Además de la falta de pago de los certificados de avance de obra, la empresa alega la falta de pago de los mayores costos que figuran en el contrato.

La suspensión de la obra se da luego de una cadena de reclamos al Gobierno de parte de la empresa, tales como la falta de regularización de las modificaciones de obra, o la resolución que autoriza las obras hidráulicas por parte de la autoridad de aplicación, que finalmente no fueron entregados.

“Gancedo no tiene problema en rescindir el contrato, si el tramo dos vale $200 millones, para no hacerlo el Gobierno le va a tener que pagar a la empresa alrededor de 150 millones”, había advertido el titular de la UOCRA, Julio Ramírez.

Ramírez había denunciado que corrían peligro 140 puestos de trabajo debido a la falta de cumplimiento con los pagos de parte del Gobierno Provincial. “Está la orden judicial, lo que me preocupa a mí son las fuentes de trabajo de la gente, la empresa que se arregle con el Gobierno o la justicia. La obra fue adjudicada en algún momento, Gobierno dio el apto y Gancedo dice que el Gobierno puede mandar la auditoria que quiera, porque los papeles están en regla”, agregó Ramírez.

Con respecto a la cantidad de trabajadores implicados en la obra, Ramírez señaló que, si bien se ha importado fuerza de trabajo especializada que no había en la provincia, también se convocaron ayudantes de Tierra del Fuego, junto con otras personas relacionadas con la asistencia a los obreros.

“Tenemos cocineros, más la gente que tenemos haciendo hormigón para los puentes, que Gancedo contrató una empresa para que haga todo ese trabajo. Entonces, somos más de 100 compañeros afectados a esa obra”, dijo.

Ante el anuncio de suspensión de la obra, fuentes del gremio confirmaron a este diario que habrá manifestaciones si la semana que viene siguen los despidos.