La semana pasada, ocho mujeres fueron rescatadas como resultado de una serie de allanamientos que se llevaron a cabo en dos “privados” de la ciudad. Como resultado de los allanamientos fue detenido un hombre, pai umbanda, y se secuestró dinero en efectivo, tickets, pasajes aéreos, facturas por giro de dinero y gran cantidad de preservativos y geles íntimos.

El imputado está acusado del delito de trata de personas con fines de explotación sexual en los dos domicilios allanados en el barrio Chacra II, de la ciudad fueguina. Los hechos habrían ocurrido al menos desde febrero de este año y, hasta al momento, se identificaron al menos ocho víctimas.

La causa se inició el 10 de febrero, a raíz de una denuncia anónima a la línea 145 en la que se ponía en conocimiento del Ministerio Público Fiscal que en un domicilio particular se estaría explotando sexualmente a mujeres. En consecuencia, la Fiscalía Federal de Primera Instancia con sede en Río Grande, a cargo de Marcelo Rapoport, dispuso una serie de medidas investigativas.

“El fiscal Rapoport nos dicta una serie de medidas cuyo disparador era que en algunos reservados de la ciudad se estaría ejerciendo la prostitución en la clandestinidad. Como en estos casos, es un delito complejo. Es la ley 26364 la que tipifica estos delitos, pero la investigación es complicada”, dijo el Jefe de Prefectura, prefecto Javier Valenzuela, por Fm Del Pueblo.

La pesquisa arrojó que las mujeres serían publicitadas como “escorts” a través de una página web; que el valor de los “pases” oscilaría entre 800 y 1700 pesos y que los mismos se realizarían en las mismas habitaciones de los “privados”.

Según el prefecto, “hay muchas vinculaciones, fueron surgiendo otros reservados, un domicilio, empezamos a determinar de donde provenían las víctimas, eran del norte del país, se las recibía acá con el engaño de un trabajo que no era tal”.

Valenzuela explicó que todas las mujeres son argentinas, mayores de edad, y la mayoría proviene de Santa Fe. En cuanto a los señalados como responsables del engaño, Valenzuela afirmó que “era una pareja, él se encargaba de gestionar la movida para traerlas acá”.