El último aumento del gas residencial autorizado por el gobierno nacional ya comenzó a regir a partir del pasado viernes 5 de octubre.

La mayoría de los consumidores no tiene en cuenta a qué categoría pertenece, lo que figura en el margen izquierdo de la factura, con la descripción de qué características tiene cada una de esas categorías.

La categoría más baja es R1, que no existe en Tierra del Fuego porque corresponde al consumo de una sola hornalla. Bajo esta categoría se agrupan los consumidores de las provincias que utilizan una sola hornalla y el resto de los artefactos a leña.

El consumo más común en la provincia corresponde a la categoría R2 3, que tendrá un aumento del 138%, comparado con el último aumento de abril. Bajo esta categoría se encuentran los consumidores con un horno, dos calefactores y un calentador de agua, termotanque o calefón. Con un consumo promedio de $1000, los consumidores de esta categoría deberán abonar $1380.

Mientras que los hogares dentro de la categoría R3 4, que pagaban más de $4000, en la próxima factura deberán abonar un aumento del 42%, lo que significan $5680.

Desde Camuzzi se reciben muchas consultas sobre la posibilidad de bajar la categoría, para lo que se toma por el promedio mensual y el consumo anual. Pero para ello habrá que reducir el consumo durante el año, para que en la próxima medición se pueda bajar la categoría.

Cabe recordar que durante el día de hoy, después de las fuertes críticas y presiones, el Gobierno decidió absorber parte de los $20.000 millones que tendrían que pagar los usuarios para resarcir a las distribuidoras como consecuencia de la readecuación de la tarifa de gas. La medida será comunicada próximamente en el Boletín Oficial.

Desde diciembre del año pasado y según las categorías, el gas ha tenido los siguientes aumentos en porcentajes:

R1 y R2 1: 246%

R2 2: 235%

R2 3: 219%

R3 1 y R3 2: 123%

R3 3: 115%

R3 4: 81%