Ayer en Río Grande, 600 familias recibieron el subsidio que posibilita la conexión a la red de gas, de los cuales 230 ya han obtenido el final de obra de Camuzzi y ya tienen el gas natural en su casa.

El proceso comienza con la inscripción de los vecinos al programa, y con la presentación del formulario 3.4 que aprueba Camuzzi. Luego, el gobierno de la provincia realiza la cancelación del 30% de los gastos del gasista matriculado en la mano de obra, y del total de los materiales para que esa obra sea ejecutada.

Cuando el vecino tiene el final de obra, deberá acercar el formulario 3.5, que es el final de esa obra, para obtener la cancelación del 60% restante para el gasista matriculado que realizó la obra.

“El programa es orientado para todos los vecinos que hasta el día de hoy utilizaban gas envasado a través de la tarjeta de solidaridad y que no tenían la red de gas”, dijo  la secretaria de contrataciones, Gisele Fernández por Radio Nacional Ushuaia.

“Tenemos en cuenta excepciones, hay muchos vecinos que la red de gas ya pasaba por sus casas y por algún motivo no se habían podido meter en la red. O muchos vecinos que por pérdidas en los medidores o algún incidente, Camuzzi les ha retirado los medidores y los vecinos han acudido a nosotros”, agregó la funcionaria.

Según Fernández, la obra en sí más los materiales tiene un costo muy alto. “Estamos hablando de entre $150 mil una obra completa, incluidos los artefactos”.

“En este momento la provincia brinda esta asistencia, lo invertido hasta el momento ronda los $47 millones”, manifestó Fernández.

Cabe aclarar que el subsidio es no reintegrable, y solo hay que realizar la rendición mediante las facturas que emiten los gasistas matriculados y los productos que se han comprado.