El conjunto de Primera de Colegio del Sur se consagró campeón del Súper 4 “Copa Ushuaia”, que significará el cierre del calendario oficial de la Federación de Básquet de Tierra del Fuego, tras ganarle la final a Club de Amigos, por 73 a 70, en una emocionante final, que se definió en los últimos pasajes del juego disputado en la cancha 4 “Hugo Ítalo Favale” del Complejo Polideportivo Municipal Augusto Lasserre, de la capital provincial.

El vigente campeón de la Federación alcanzó la coronación al lograr torcerle la pulseada en las últimas dos jugadas del partido, donde supo resolver y descomprimir la definición desde la línea; Amigos tuvo la última bola del juego, pero el lanzamiento de Franco Barreca, sobre la chicharra, pego en el aro y salió, para determinar el festejo final de Colegio.

Ignacio Morales, que sumó 27 puntos, fue el jugador de la final. El escolta fue determinante rompiendo al cesto con sus penetraciones en bandeja constantes; y además, en el momento candente del partido, se hizo cargo de las últimas ejecuciones desde la línea.

Colegio supo desde entrada sus limitaciones al encontrarse sin las piezas claves del equipo: Andrés Greco y Lucas Valinotti. Debía elevarse el andar colectivo, y cada cual cumplir los roles indicados, para terminar en lo más alto del podio. Y eso supo hacer a lo largo de todo el fin de semana.

Para arribar a la final, Colegio del Sur tuvo una dura batalla con Universitario, por 72 a 54, con 13 puntos de Mauricio Allaman, que gravitó en la zona pintada y fue importante con los recobres tanto en su tablero como el ajeno. Y allí, repartiendo el goleo con Ramiro Allioto con 11 puntos, Gonzalo Martín, que terminó con 13, y Pablo Agüero con 12; haciendo un grato aporte colectivo.

Por su parte, Club de Amigos debió recurrir a la resolución del base Manuel Moyano, que ingresando desde el banco (fue cuidado para la final) marcó 23 puntos y le clarificó los ataques al aurinegro, que le ganó a Yoppen, por 77 a 66, en la que fue la vuelta oficial a la dirección técnica de Lisandro Salles, en el banco de Club de Amigos. Además, Diego Díaz, como sus clásicos movimientos en la zona pintada, metió 14 y Sebastián Arruda colaboró con 13.

Los orientados por “Cote” Romano, que no pudo asistir al compromiso deportivo, tuvieron una muy buena respuesta de los juveniles del club, como Adonis Castillo que terminó el primer juego con 17 puntos; y estuvieron bien apuntalados por Emanuel Nanco (16 puntos), que hizo la veces del base del equipo, Facundo Gutiérrez, que concluyó con 15 y Robert Rojas.

Con esos resultados, saltaron ambos a la cancha a dirimir la gran final. Por un lado, el último campeón básquet fueguino y por el otro, el equipo que fue bicampeón tiempo atrás y buscaba el retorno a lo más alto de un torneo. Dos equipos que se conocen casi de memoria, que ya han jugado muchos cruces entre sí, pero que no deja de vivirse como un clásico de los últimos años del básquet capitalino.

El equilibrio y la paridad se adueñaron de la final, que finalmente se desniveló en las últimas cuatro acciones ofensivas. El libre marcado por Morales y el doble de Adrián Weinert conseguido a seis segundos del cierre, le dieron la ventaja de tres al elenco colegial para el 73-70. Luego, Amigos tuvo la última bola para intentar forzar el suplementario, sin lograr la conversión final.

Más allá de los 27 puntos de Morales, que se erigió como el goleador del cotejo de cierre del Súper 4, el experimentado Pablo Agüero y Gonzalo Martín, que superaron la decena de puntos en la final. Por su parte, en Amigos resaltaron los perimetrales Manuel Moyano y Luciano Rodríguez, con 17 y 16 puntos, respectivamente; quienes no estuvieron en los últimos tramos porque abandonaron el partido por acumulación de faltas.

“El equipo me brinda mucha confianza”

Tras la obtención del primer puesto, Ignacio Morales, expresó su felicidad y emoción por haber alcanzado un nuevo título con su equipo. Y expresó que “esto es mérito de todo el equipo, que logró superar la ausencia de dos jugadores importantes como Andrés (Greco) y el Mono (Valinotti), y pudimos hacer un buen juego en la final”.

En este sentido, Morales aseguró que “se dieron los puntos gracias a la confianza de todo el grupo, que me dio el respaldo para poder tirar cómodo y tranquilo”, detalló el base acerca de la situación particular de haber sido el goleador del partido.

“Cerramos un gran año con dos títulos para el club, primero con el Oficial y ahora, en Ushuaia, con el Súper 4; estamos muy contentos y felices, y es el fruto de todo el trabajo y entrenamiento del año”, concluyó el “Penka” Morales, que redondeó un lúcido encuentro de final.