Ayer en horas se presentó a declarar en Tribunales una mujer identificada como Norma Gauto, amiga del ex empleado municipal Hugo Moya, quien uno de los testigos presentados por la querella que encabeza el abogado Francisco Giménez, y que ofreció su testimonio contra el intendente Gustavo Melella sobre supuestos manejos irregulares con la obra pública y por supuestos casos de abuso sexual.

La testigo declaró, en carácter de amiga de Moya, sobre las conversaciones que ella había tenido con el chofer vía Whatsapp, cuyas capturas de pantalla fueron elevadas a la fiscalía.

En las conversaciones, Moya puso a su amiga en conocimiento acerca de la situación por la que atravesaba en la municipalidad de Río Grande. “Dijo que supuestamente sabía muchas cosas y quería que lo arreglen, él había pedido una máquina y camiones para trabajar en Tolhuin, y como no se los dieron él estaba negociando con la gente de gobierno a los efectos de darle todas las pruebas que tenía”, dijo esta mañana el abogado defensor de Melella, Francisco Ibarra.

Según la declaración de la señora Norma, Moya se habría reunido en Ushuaia con dos ministros, el de obras públicas y otro que la mujer dijo no recordar el nombre, donde Moya les habría intercambiado cierta información.

“Fueron acompañados con mensajes de Whatsapp, donde Moya indicaba que había intercambiado información por una vivienda para su hijo en Tolhuin, otra a una hija en Río Grande y para que él sea chofer de un político”, manifestó Ibarra por Fm Aire Libre.

“Esto será objeto de análisis y hasta este momento no existe un solo elemento de prueba referente a la obra pública y mucho menos sobre abuso sexual. El mismo Moya reconoció que envió los mensajes de texto a Norma, y aseguró que lo que dijo lo dijo porque estaba enojado”, afirmó Ibarra.