Se trata de un espacio que está a cargo de la Doctora Patricia Padinger quien brinda información sobre la sexualidad, hace testeos rápidos de VIH y anticoncepción. La consejería está disponible los martes de 10 a 12 horas y los jueves de 17 a 19 horas. “Aquí está disponible para todas las personas que deseen sacarse dudas e informase; eso sí toda información es confidencial”, aseguró Padinger.

Padinger es médica pediatra jubilada del Hospital Regional Río Grande quien se ha corrido de a poco de la pediatría y ha trabajado los últimos 15 años en diversos programas de salud. “Cree el programa de salud sexual y procreación responsable de la provincia; he estado en programas de VIH; siempre con ese perfil. En el Hospital, cree el primer consultorio integral de salud sexual y reproductiva”, declaró la Doctora.

En dicha consultoría se realizaban testeos rápidos de VIH, entregaba anticonceptivos y hacía la consejería sobre los métodos anticonceptivos; test de embarazos. “Luego se agregó la diversidad sexual, las consultas por el proceso de hormonización, trabajadoras sexuales y allí se estableció el alejamiento de lo pediátrico para trabajar con adolescentes y adultos; principalmente porque los test de VIH son para quienes son sexualmente activos”, explicó Patricia.

Con la ampliación de la diversidad, “yo también fui perfilando distinto, la consejería que tenía en el Hospital, lo trasladé a Casa de Jóvenes, en “Copate”. Empecé con la consultoría porque, una vez jubilada, pensé que es en lo que estoy más convencida. Lo cual es trabajar con proyectos de ESI en las escuelas y después, se dio la consejería”, relató Padinger.

El espacio es diferente a un consultorio, primero porque no lleva delantal y segundo porque es un modelo de consejería que inició como un proyecto denominado “Copate: consejería, prevención, asistencia y prevención del VIH”, el cual, la Doctora Padinger presentó a la Municipalidad y lo destinó a Casa de Jóvenes porque era el lugar más idóneo para los testeos de VIH.

Sin embargo, más allá de los testeos, “no puedo no hacer una pregunta como ¿te cuidaste? Es mucho más amplio, no puedo hablar un solo tema. La modalidad de consejería que implementó, el foco lo coloco en la persona que viene y no en mi como médica; sino que consiste en informarte y que evacues todas las dudas que tengas para que el usuario pueda elegir método anticonceptivo o en cuanto al resultado del testeo de VIH”, aseveró la profesional.

También, comentó que se informa sobre que es una situación de riesgo, el negociado del sexo seguro, si se usa adecuadamente el preservativo, si es chica o chico, las dudas en la relación y en reforzar que es el VIH como porque hay que cuidarse.

“El modelo de consejería es brindarte toda la información comprobada científicamente y avalada, después vos elegís que te conviene. Eso es lo que funciona en este espacio; hago el testeo rápido de VIH que tarda 10 minutos aproximadamente, acá no hay reloj, no hay tiempo que limite al usuario y el que está afuera sabe que tiene que esperar”; informó la Doctora.

En cuanto a métodos anticonceptivo, informó que pregunta cómo se administran las pastillas; o tips como si vomitaste dentro de las 4 horas cuando volver a tomarla, gestionar y luego colocar los implantes anticonceptivos. Aunque, la doctora Padinger no coloca el DIU, pero deriva a donde se los pueden colocar.

Preservativos al lado de la puerta del consultorio, si hay dudas por embarazo, otorga test y pueden dialogar sobre el tema. Por otro lado, asisten personas por cuestiones como su orientación sexual y, desde el 2017, concurren y trabaja mucho con personas del colectivo trans, adolescentes y adultos. Padinger participa en las entrevistas iniciales, acompaña y otorga el proceso de hormonización cruzada.

En el 2018, la Doctora ha atendido a 400 personas de las cuales el 40% tiene entre 18 y 24 años de edad. La cantidad de personas que asisten preguntan desde anticoncepción hasta la orientación sexual; frecuentan muchísimo y van por su propio interés.

Una de las situaciones que más le llamo a la Doctora es la cantidad de varones trans adolescentes y mujeres trans adolescentes. Otra, es la necesidad urgente de que haya Educación Sexual Integral en todas las escuelas.

Otro de los puntos que resaltó Padinger es la aceptación actual sobre el pene de muestra y no la vulva de la mujer para las demostraciones de un preservativo masculino y del campo de latex. Por ejemplo, “con parejas de chicas y cuando les pregunto si se cuidan, quedan sorprendidas porque no se van a embarazar, pero pasa por las enfermedades de transmisión sexual. Me pasa en los talleres que con los penes de madera ya lo han visto, no se ríen y ahí hay una cuestión de género, porque ¿cuántas veces viste una vulva?”, finalizó la profesional.