La Federación de Camioneros, que conduce Hugo Moyano, se declaró «en estado de alerta y movilización» con asambleas en los lugares donde se cumplen tareas laborales, ante «la negativa de la Secretaría de Trabajo de homologar un acuerdo paritario».

Asimismo, el sindicato advirtió que si no es reconocido el acuerdo dispondrá medidas de fuerza.

El acuerdo entre el gremio que encabeza Moyano y la Cámara Empresarial estableció un 23% de incremento salarial hasta el 31 de diciembre de 2019, según recordaron fuentes de la organización sindical.

El sindicato reclamaba una mejora de 46% por un año, en base a la inflación, aunque en principio pactó 23% por 180 días, a partir del vencimiento de la paritaria anterior, a fines de junio.

Moyano y su hijo Pablo, también dirigente del sindicato, fueron severamente criticados días pasados por el presidente Mauricio Macri, quien en un acto escolar denunció el «comportamiento mafioso» del gremio y la existencia de una «patota del transporte» de cargas.