La imagen de la Gobernadora Rosana Bertone cae estrepitosamente tras las medidas adoptadas por su gestión de Gobierno. La nueva reforma previsional, aprobada el viernes por la Legislatura, y la pretensión de avanzar sobre los Derechos y beneficios de las personas con discapacidad volvieron a poner a la Mandataria fueguina en el centro de una escena antipática. La publicación de TIEMPO Fueguino, «La mejor alumna de Macri aprobó el examen…» fue vista por casi 16 mil personas y cosechó todos comentarios negativos.

La imagen de la gobernadora Rosana Bertone no logra recuperarse en la opinión pública de Tierra del Fuego, la mandataria cosecha críticas y descontento entre los fueguinos. Las promesas de campaña, hechas en el 2015 como las que renovó en octubre pasado todavía no se ven, los sectores más postergados siguen sufriendo la impericia de un Gobierno personalista y carente de soluciones de fondo.

La inseguridad; la salud; pública y la falta de políticas sociales apropiadas para la coyuntura son las principales materias pendientes que el Gobierno de Bertone no pudo resolver en dos años de gestión. A la mandataria también se le reprocha su alineamiento, incondicional, al proyecto del Presidente Mauricio Macri, en especial porque conquistó las voluntades fueguinas con un discurso totalmente antagónico y más vinculado a las clases populares que a los sectores que hoy representa el modelo nacional.

TIEMPO Fueguino publicó el sábado una nota titulada «»La mejor alumna de Macri aprobó el examen» dando cuenta de las nuevas reformas previsionales aprobadas por la legislatura e impulsadas por la administración de Bertone. Dichas reformas fueron suavizadas por algunos legisladores que no avalaron la pretensión de la propia Gobernadora de eliminar el gradualismo jubilatorio para los trabajadores de la administración pública que podrían jubilarse hasta el 2025 por el antiguo régimen.

La publicación de TIEMPO Fueguino cosechó en 24 horas, solo en Facebook, casi 16 mil visitas y un sinnúmero de críticas que en algunos casos debieron ser eliminadas porque sobrepasaba los límites de respeto impuestos por este Medio. El dato es todo un síntoma, además de otros informes preliminares sobre las que trabaja  TIEMPO Fueguino, de que la imagen de Bertone cae mes a mes y en sintonía con la falta de respuestas a los sectores más necesitados.

La ausencia del Estado provincial en casos como la Salud y Desarrollo Social, por encima de la seguridad, son los temas que más reproches tienen en la opinión pública. El problema de los hospitales públicos, en Río Grande especialmente, es una realidad indisimulable, la falta de médicos y un sistema colapsado no se pueden tapar con dos o tres equipos que se incorporan cada 5 meses. Lo que se reclama es una verdadera política de Salud Pública, tanto es así que el Municipio de Río Grande tiene mejores servicios, en atención primaria, que el propio Gobierno siendo que es esta una de las principales obligaciones del Estado provincial.

También se advierte que hay un Gobierno sumamente personalista y burocrático, aspectos ambos, que le ponen un freno de mano al dinamismo que debería tener una administración con tantas demandas. Incluso algunos cuentan que hasta las gacetillas de prensa tienen que ser leídas por la Gobernadora antes de que se envíen a los Medios.

Las pasadas elecciones a diputados nacionales también demostraron que la mayor parte de la ciudadanía no avala el rumbo del Gobierno, la candidata oficialista se ubicó tercera en las preferencias del electorado y esa señal clara y contundente no fue asimilada por la propia Bertone, muy por el contrario, se desentendió de la derrota y se lo adjudicó a la grieta entre Macristas y Kirchneristas como si su administración no formara parte de ese Macrismo que busca hacer pie en Tierra del Fuego y que la propia Bertone auspicia bajo el pretexto de que es eso o la ruina.

Así las cosas, ya pasaron dos años y el sello de la gestión Bertone no es otro que el ajuste mientras la austeridad sigue ausente.